clase de colegio

Familia y escuela en el CEIP NTRA. SRA. De Gracia

Hoy celebramos el Día Mundial de los Docentes. En este día queremos resaltar la importancia de la alianza entre padres y profesores a la hora de educar a los niños. Ya hay centros educativos que valoran esta relación entre los progenitores y el profesorado, tales como el CEIP NTRA. SRA. De Gracia, que nos cuenta su experiencia y mecanismos que funcionan con éxito para conseguir esa unión familia-profesorado para el beneficio del alumnado.

Familia y escuela en el CEIP NTRA. SRA. De Gracia

INTRODUCCIÓN

El binomio familia y escuela significa, dentro de la filosofía pedagógica del Gracia, hacer escuela diseñando e implementando prácticas sustentadas en un fuerte compromiso político social. Compromiso político y pedagógico con una escuela pública de calidad que ha de ofrecer a su entorno dignidad, respeto, reconocimiento, valoración, formación, belleza y cultura.

Desde el minuto cero nuestra apuesta por el trabajo con las familias, desde cualquier ámbito y espacio es fuerte. Se mantiene a lo largo de más de una década (llegamos al centro en 2003/2004), se mantiene, crece y se diversifica. Por convicción y con perseverancia. Prácticas sencillas, cercanas que no cambian la realidad cotidiana de nuestras familias, pero que animan a compartir inquietudes, ilusiones, conocimientos, dudas y, fundamentalmente, confianza, respeto y apoyo incondicional en sus hijas, en sus hijos, en la escuela que los educa, que nos educa. En la escuela que construimos cada día, en compañía.

CHARLAS CON CAFÉ

Charlas con café es el primer espacio de relación que nace en el Gracia y que se mantienen hasta hoy con éxito. Nace de la necesidad de abrir la escuela a las familias y tener un espacio de diálogo sosegado, de conocimiento mutuo. En principio es la relación por la relación.

A lo largo del tiempo el espacio va creciendo modificando y, fundamentalmente, ampliando sus expectativas. Se vincula a las prácticas educativas del centro a partir de un tema común que se trabaja también con el alumnado. Paralelamente se dedican sesiones a la formación familiar a partir de expertos.

El pasado curso iniciamos un nuevo camino: que Charlas con Café se convirtiera en un epicentro cultural para nuestras familias. Abordando temáticas variadas que persiguen, más allá de la vinculación con las prácticas educativas del centro, un crecimiento personal, una apertura al mundo y a la cultura. Se hace una vez al mes en horario de mañana, a las nueve. La coordina una pareja pedagógica de maestras o maestros.

¿Por qué?

Porque necesitamos espacios de encuentro y diálogo. También de formación. Porque nuestra escuela quiere escuchar a nuestras familias y ser escuchados por ellas. Porque queremos establecer un diálogo que nos permita conocernos y establecer puntos de encuentro. Porque queremos que el desencuentro sea fuente de posibilidades y nuevos retos. Porque, al mismo tiempo queremos poner a su alcance herramientas y estrategias que les permita abordar la tarea educativa en el seno familiar. Porque queremos colaborar también en su formación personal, en la mejora de su autoestima. Familias felices que se aceptan educarán hijos e hijas felices.

¿Para qué?

Familias que viven con normalidad que, en horario de mañana, se les dedique mensualmente un espacio y un tiempo a compartir. Son escuchados. Son valorados. Conocen y se implican en las prácticas de la escuela. Aprecian y valoran el trabajo que tenemos en común. Se forman. Cambian la mirada hacia sus hijos e hijas y hacia la escuela. Confían y los sentimos cercanos. Podemos hablar de cualquier tema sin acritud, buscando el consenso y la negociación.

AULA TEATRO MADRES

Un espacio de relación que nace hace ya doce años, a petición de algunas madres que querían hacer teatro (práctica pedagógica normalizada en el centro con el alumnado). Se realiza en horario de mañana y lo coordina una maestra del centro.

Es un espacio íntimo, singular. No persigue una formación como madres. No tiene por objetivo la colaboración de las mujeres en el centro. Su principal reto es ofertar a las mujeres que lo componen, claves de pensamiento y de relación en femenino. Claves que les ayude a valorarse como mujeres. Que les den seguridad, aceptación, mejore su autoestima y, sobre todo, que permita.

¿Por qué?

Porque quieren hacer teatro. Quieren ser actrices. Y el centro está en disposición de hacer realidad su deseo. Se comienza de manera tímida. Se decide que va a ser un espacio solo de mujeres.

¿Para qué?

Más allá de la labor actoral, el espacio Aula Teatro Madres se convierte en un espacio de relación entre mujeres que reflexionan, debaten y piensan temas relacionados con el universo femenino. Leen textos, poemas, libros… crean, se crecen. Mujeres que se desestructuran y se estructuran. Se crea pensamiento en femenino.
La obra de teatro y la labor actoral (que ejecutan de manera limpia y con gran dignidad), no es lo más importante. El espacio tiene como pilar fundamental el crecimiento personal de cada una de ellas como mujeres, desvinculadas de su papel de madres, esposas, hijas… Evidentemente madres, esposas, hijas, felices con ellas mismas y decididas a estar en el mundo en femenino aportarán a su entorno con mayor valor.

VIERNES CON CLASE

Es un espacio soñado también desde el minuto cero. Las circunstancias han hecho que su implementación sea lenta. Lenta pero con perseverancia y sin olvidar el deseo y, creemos, la necesidad.

Es un espacio formativo de alfabetización. Está pensado y diseñado para dar cabida a todas las familias, tanto a las que sus conocimientos son muy precarios, como a las que desconocen nuestro idioma o a las que quieren disfrutar en torno a la lectura y la escritura.

Esta alfabetización permite abrir las ventanas del pensamiento y que Viernes con Clase se convierta también en un espacio para la cultura. La elaboración de textos, la lectura y comentario de pequeños textos o libros, la visita a espacios culturales… Aprenden unos de otros, comparten sus saberes, sus puntos de vista, ponen en la mesa su experiencia vital, la sabiduría de la vida.

Se realiza en horarios de mañana con la colaboración de voluntarias.

¿Por qué?

Porque pensamos que nos alfabetizamos durante toda la vida y que la escuela ha de ser referente cultural de su entorno. Un espacio en el que se pueda disfrutar en torno al saber y al aprendizaje personal. Sabemos además los déficits educativos y culturales de algunas de nuestras familias y pensamos que elevar estos niveles les hará crecer a ellas como personas y por ende, a sus hijos e hijas. Porque el derecho a la alfabetización debería estar universalizado y nos sentimos comprometidas como centro y como docentes con esa tarea.

¿Para qué?

Con este formato de manera familiar y cercana se facilita el acceso al conocimiento, al saber y a la cultura.
Los niveles de reconocimiento de hijos e hijas a sus familias mejoran. Todos y todas somos importantes y el aprendizaje no tiene edad.

La escuela como lugar de encuentro y referente de nuestro entorno. Para debatir, aprender, crear pensamiento, mejorar la expresión oral, perder miedo a hablar…

MAÑANAS DE INFANTIL

Nace del deseo de abrir las puertas de las aulas del Infantil a las madres. De tener un rato para hablar, para contar cómo van sus hijos e hijas, lo que les preocupa, lo que les ocupa.

Al mismo tiempo sirve para que las madres conozcan la vida del aula. La valoren e incluso participen en ella.

¿Por qué?

Porque sentimos la necesidad cada mañana de darnos el testigo. Porque la edad es tierna y necesita un cuidado especial. Se necesita saber cómo ha dormido, o si tenía ganas de venir, si hay que dar alguna medicina.

O tal vez se necesita que la mamá esté un ratito en el aula dando confianza al hijo o a la hija para que se quede.

¿Para qué?

Se gana confianza. Se potencia la labor educativa de las maestras con el apoyo de las madres y a la inversa.

VOLUNTARIADO

Es un espacio de colaboración dentro del aula y en el propio centro. La tarea se diversifica. Participación en grupos interactivos, lectura, cuentacuentos, compartiendo saberes en el aula, cuidado de los espacios.

¿Por qué?

Porque somos una comunidad educativa convencida de que la escuela no educa sola. Que niñas y niños son un bien compartido. Que el docente no es el único poseedor del saber. Porque sumando esfuerzos y conjuntando saberes llegamos más lejos y mejor.

¿Para qué?

Para que las familias sientan el centro como suyo y se impliquen en la vida del centro en toda su diversidad.

Para que la comunidad en su totalidad tome conciencia que la escuela no es de los maestros y maestras.

Para tomar conciencia de que todos y todas tenemos algo que enseñar y algo que aportar.

Para mejorar la calidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje a partir del recurso humano de las familias en el aula.

Inmaculada Gómez  Latorre
Maestra en CEIP NTRA. SRA. De Gracia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *