Pintar con hielo, el éxito del verano manualidades niños niño acción pintura 01

Pintar con hielo, el éxito del verano

En esta ocasión Saturna os ofrece una idea original y refrescante ¡a la par que sencilla!

Así que, con este amor por las cosas frías que tienen los niños… ¡pintar con hielo parece un éxito asegurado!

Existen por internet muchos otros artículos acerca de esta actividad, pero en la mayoría usan témperas. Ya sabéis que a mi me obsesiona que todo, en la medida de lo posible, sea no tóxico y si puede ser comestible, mejor aún.

Así que os explico como hacer estos “cubitos pintura”.

Ingredientes y materiales

Agua
Colorante alimentario
Vasos (tantos vasos como colores distintos queramos hacer)
Cubitera
Papel
Palillos de helados o de médico (de estos de madera para examinar la garganta). Nosotros usamos pinzas de tender la ropa desmontadas, sin el muelle del medio, porqué no teníamos otra cosa en casa y funcionó bien.

Procedimiento

La preparación es muy sencilla. Lo único que hemos de hacer es añadir colorante alimentario al agua. Os aconsejo añadir bastante colorante para que el trazo al pintar sea fuerte, aunque también va a gustos personales.

Podemos hacer tantos colores como queramos pero con tener los tres primarios (azul, rojo, amarillo) es suficiente, ya que a partir de ahí los peques podrán experimentar con el color y crear otros nuevos.

Una vez tenemos el agua de colores la ponemos en la cubitera y ¡al congelador! ¿Véis qué rápido?

Pintar con hielo, el éxito del verano manualidades niños cubitera pintura 02

En esta imagen os muestro como pusimos las pinzas de la ropa, para poder agarrar los cubitos.

El día que a los peques les apetezca pintar con hielo lo único que tenéis que hacer es preparar un papel grande (yo puse debajo un cartón para que el papel aguantara mejor) y sacar los cubitos de hielo de la cubitera, dejándolos a su alcance.

Lo que sucede a partir de aquí… ¡ya es cosa de los peques!

El primer día que hicimos cubitos para pintar se me olvidó poner palitos a los hielos… y mientras pintaba no paraba de decir “qué frío, qué frío”. Así que se agenció dos pares de pinzas, para sujetar los hielos. Pero le gustó tanto lo de las pinzas… que se le olvidó por completo pintar y la actividad pasó a ser “poner y sacar los hielos de la cubitera”. ¡Ya véis, entrenamiento de la motricidad fina a tope!

Me encantan cuando encuentran un nuevo sentido a la actividad, lo importante es divertirse.

¿Y a tu peque le gusta el frío? ¿Crees que le gustará pintar con hielo?

Espero que os haya gustado y disfrutéis de esta actividad.

Saludos cósmicos.

Consulta la sección de Saturna Manualidades en La Diversiva, donde encontrarás otras manualidades muy originales para hacer con tus peques.

Si deseas contactar con Saturna, puedes visitarme:
Facebook: Saturna.Manualidades
Online: Ventana Abierta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *