Motivación y magia de enseñar

Preparados, listos, ¡ YA!

(Sobre la ilusión, el compromiso y la magia de enseñar)

“Las ideas mueven el mundo, sólo si antes se han transformado los sentimientos”
Elisabeth Taylor

Vídeo colaboración Maribel

Pincha para ver el vídeo

 

¿Qué tal ese verano? Espero que hayáis descansado y estéis poniéndoos las pilas porque ya hemos arrancado.

Este curso tiene que ser especial, es nuevo y siempre que empezamos un proyecto debemos hacerlo con ilusión. ¡Ya no os digo si se trata de niños!

Hace un par de semanas leía al ‘maestro‘ Iribas (con todo el cariño, me parece que no hay una palabra más bonita relacionada con la enseñanza) y nos mostraba un discurso de Obama alentando a los estudiantes hacia el trabajo y el esfuerzo:

– Cuando Obama entró en mi casa: Tu responsabilidad de estudiar

Me encantó, tanto que he decidido ponérselo a mis alumnos de quinto para comenzar Ciudadanía, pero no me imagino este discurso aquí en España y no sólo por motivos políticos. ¿Por qué me parece tan extraño? Quizás porque para los niños de hoy día “no queda bien” decirles que tienen que emplearse a fondo, además que la constancia y el esfuerzo son valores que a día de hoy han perdido fuelle. Durante el vídeo, Obama está motivando a los niños para que trabajen, se esfuercen y estudien por alcanzar sus sueños, porque si lo hacen, no sólo mejorarán de forma individual, sino que habrán mejorado su país…

Le da a la enseñanza el valor que tiene y le pide a los alumnos que lo intenten, que fijen sus objetivos y se afanen por alcanzarlos; que si fracasan no sucede nada, que a veces es necesario bajar un par de escalones para terminar de subir la escalera.

Me gustaría pensar que mis alumnos quieren y necesitan mejorar. Sé que son pequeños pero es necesario que vayamos inculcándoles esos valores, así que he decidido modificar mi propuesta: todos van a hacer un compromiso y tienen que esforzarse. Han escogido algo que les cuesta trabajo y van a intentar conseguirlo. Hemos hecho un documento en el que explican qué quieren conseguir y cómo van a hacerlo. Lo hemos guardado para ir revisándolo y ver cómo lo llevamos.

Con mis hijos también lo he hecho: han escrito una especie de carta. Se han comprometido a realizar o intentar conseguir algo que les cueste trabajo tanto en la casa como en el colegio y la hemos metido en un bote. Han hecho una apuesta de futuro: algo a lo que quieren aspirar y que pueden llegar a lograr. ¿ Y todo esto para qué? Porque creo que necesitamos gente valiente, personas que quieran, que deseen y que vivan un proyecto, que se interesen y se ilusionen con lo que les rodea.

Este verano hemos estado viendo películas infantiles por las noches y nos ha cundido, la verdad. Destacaría tres cuentos que por algún motivo me han llamado la atención y las voy a trabajar en clase: ‘Mr. Magorum y la tienda mágica’, donde el poder de la ilusión es capaz de transmitir energía por sí mismo. ¡Qué maravilla si como docentes fuéramos capaces de ilusionar a nuestros alumnos! Si consiguiéramos que llegaran felices al colegio y ávidos de vivir un viaje mágico; ‘Corazón de tinta’, por el poder que tienen los libros y la capacidad para desarrollar nuestra imaginación ¡ojalá fuésemos “picos de oro” para transmitir la emoción de los cuentos!; y por último, ‘Fantástico sr. Fox’, creo que es uno de los pocos libros de Roal Dahl que no habíamos leído y nos sorprendió la historia, el tratamiento que hace de los humanos, la capacidad de creer en sí mismos, la perseverancia de sus personajes… Por cierto, si no los conocéis os aconsejo algunos de sus libros: ‘James y el melocotón gigante’, ‘Charlie y la fábrica de chocolate’, ‘Matilda’, ‘Las brujas’, ‘Cuentos en verso para niños perversos’… Muchos de estos títulos están por mi casa y puedo deciros que han hecho las delicias de mis hijos y de sus padres. Os dejo este interesante artículo publicado en Yorokobu por si queréis conocer algo más de este escritor y su técnica: Aprender a escribir como Roald Dahl es cosa de niños.

La verdad es que no soy especialista en cine, pero sí sé cuando algo me gusta o me puede ayudar. ¡Ya os contaré!

Pues estoy preparando el curso (programaciones, agendas, contenidos, actividades…) y me he dado cuenta que pese a las diferentes corrientes actuales que hay en Educación y sobre cómo la tratan, la Motivación debe empezar por nosotros mismos, por nuestro nuevo proyecto. Si nos ilusionáramos con lo que hacemos conseguiríamos mejores resultados, estoy totalmente convencida. De hecho, evaluando el curso anterior me di cuenta que los contenidos que más me gustaban los di de forma diferente y los niños lo notaron, se entusiasmaron y lo vivieron de forma más intensa.
Este verano encontré este artículo de la que ha sido proclamada como la mejor profesora del mundo. Es para ‘quitarse el sombrero’ por su vocación, su ilusión, su creatividad, y todo ello con escasos medios: Cómo enseña la mejor profesora del mundo.

Y después yo me quejo…

Ciertamente, debe ser muy difícil enseñar a unos niños que están viviendo ese horror diario; pero ella consigue aislar su aula. Hace de su clase un mundo diferente (con las pelucas, el pupitre dorado y las zonas de colorines), donde se trabajan valores y se estimula a los niños para aprender. Aquí estamos que si la motivación es el inicio de todo o si es el conocimiento el que lleva a la motivación, seguimos inmersos en disputas absurdas cuando somos los que tenemos que tomar las riendas y decidir qué hacer: somos los primeros que nos tenemos que ilusionar, que creer en lo que estamos haciendo.

No nos llevemos a errores, aquí también hay problemas, pero de otro tipo, seamos realistas: hay separaciones, malos tratos, niños sin cariño ante comportamientos inhumanos de sus familias, que viven en situaciones precarias… Niños cuyo único desahogo y liberación es la escuela. Y está el extremo contrario: niños preocupados, obsesionados por sacar un nueve, niños protegidos en exceso, niños maleducados y egoístas que lo tienen todo… Ésa es la realidad de los colegios españoles y sólo estoy hablando de los niños, aunque al hacerlo, por ende, también lo haga de sus familias.

Me pregunto que si ella es capaz de sacar niños adelante, ¿por qué nosotros no conseguimos resultados? Creo que el objetivo es el mismo: los niños (cada uno de nuestros alumnos), pero aquí lo hemos olvidado. Nos centramos más en programaciones, en las editoriales, en horarios fijos y encasillados, reuniones inútiles sobre papeles que no sirven para nada, perdiendo de vista qué queremos conseguir.

El viernes pasado mis niños de quinto A me preguntaron qué podían hacer ellos para cambiar el mundo. Tenían la idea de que por mucho que ellos se afanaran, las cosas a su alrededor no iban a modificarse. “¿Estáis seguros?”, les pregunté. Estuvimos hablando de una película, que si no la habéis visto, os la recomiendo: “Cadena de favores”. Intenté explicarles que lo importante es sentirnos bien con nosotros mismos, esforzarnos por dar lo mejor que tenemos e intentar conseguir aquello que creemos que es importante. Para terminar no quiero despedirme sin que veáis este precioso vídeo: “¡Imagina, el mundo cambia si cambias tú!”, del centro de Educación Especial Sebastián Burgos de Valencia.

El colegio ya ha empezado: las mochilas, las agendas, los cuadrantes y los horarios llevan ya algunas semanas funcionando. Y estamos ante un nuevo reto: como padres y/o como maestros ¿qué haremos? ,¿estamos preparados? ,¿y ellos? A lo mejor tenemos algo que aprender del papá del vídeo inicial: el regalo que cada día hace a su hija. El valor de la autoestima, la seguridad en sí misma, el respeto por los demás y por ella misma… La ilusión de comenzar.

¡Ojalá consiguiéramos mentalizar a nuestros niños (hijos/alumnos) de sus posibilidades! Como dice la canción del vídeo “Imagina”. ¡Qué maravilla si fuésemos capaces de ilusionarlos y de transmitirlo!

Lo tengo clarísimo. Después de lo que he leído y he visto: ¡a cambiar se ha dicho! ¡A darlo todo! Ésa va a ser mi propuesta de mejora durante este curso.

Espero que tengáis un curso muy feliz y que, como siempre, os vaya bonito.

Maribel B.
@_MaribelBP

3 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *