Charla Día de la Mujer

¿Ser espectadores o protagonistas?

“Possunt quia posse videntur” (Pueden porque creen que pueden)
Virgilio

 

Hace un par de semanas era el día de la mujer y quería preparar algo especial en mi cole. Mis niños no siempre tienen la ilusión necesaria para trabajar, ni el espacio, ni el entorno, ni alguien que les diga que pueden conseguirlo, y algunas de mis niñas, menos.

Mi barrio es bastante cerrado: no precisan ir de tiendas al centro, tienen Semana Santa y Cabalgata de Reyes ‘propia’, con lo que pueden obviar otras actividades de otras partes de la ciudad. Así que llamé a tres mujeres muy especiales. Contacté con ellas y vinieron. Apenas les dije algo sobre los objetivos de la charla: el resto lo hicieron ellas.

Han pasado ya varias semanas y todavía sigo emocionada. Me gustaría contaros tanto… Pero en fin, voy a empezar, aunque antes que nada me gustaría poneros en antecedentes: Este curso he empezado un proyecto con ellos que se llama “¿Qué voy a ser de mayor?” En este proyecto estamos intentando que se conozcan, que vean cómo son: cuáles son sus pros y sus contras, qué aspectos pueden mejorar.

Han elaborado diferentes trabajos, además de una redacción, y durante estas semanas realizarán una grabación explicando qué y para qué quieren serlo. Me diréis que es pronto, pero no creáis que les queda tanto para comenzar a elegir: será en tercero de la ESO cuando deben concretar las asignaturas que les permitirán escoger una carrera, un oficio, un objetivo. Y ya me diréis si con esa edad, 14 años, tienen algo claro. Lo mismo ni se conocen: de eso va el proyecto. Si algún día me dan permiso (ellos y sus padres), igual os lo enseño. No sabéis lo que estamos aprendiendo. A lo que iba ¡que me voy, como siempre! Además de escoger, tienen que trabajar, esforzarse e ilusionarse, al menos, ésos son mis objetivos.

A lo largo de estos años me he dado cuenta que mis alumnos van bajando su nivel de expectativas conforme van creciendo. Pierden la ilusión, no tienen nota, dejan sus estudios, se dejan llevar, aparecen amistades peligrosas, no hay alguien detrás que los motive, no se esfuerzan… Y como docente me siento derrotada: vienen al cole y, cuando me lo dicen, me caigo. Después vuelvo a verlos un par de años más tarde y hay de todo, no quiero engañaros; pero siempre hay más de uno que me encuentro en la calle y me dice eso de “¡Tenías razón. Me voy a un ciclo formativo y voy a seguir!”. Ese día para mí es un tobogán de emociones. Por eso quería invitar a estas tres mujeres: quería que vieran ejemplos reales de lucha, de motivación y de esfuerzo. Hay un aforismo latino que dice “la palabra enseña y el ejemplo arrastra”. Y yo quería que los “arrastrasen”.

Antes de la charla les comenté quiénes iban a venir:

Charla Día de la Mujer

– Mar Fernández de Giles, profesora de FP (@FernandezmarMar).
– Ana R. García, empresaria de Ideanto (@Ideanto).
– Berta González de Vega, periodista del Mundo y miembro del equipo Smartick. (@martinidemar).

Sólo les di sus nombres, ahora tenían que investigar quiénes eran. Al día siguiente ya lo habían encontrado y querían saber más: qué iban a contarles, cómo eran, por qué venían a nuestro colegio… Investigaron sobre ellas, buscaron y prepararon “solos” una batería de preguntas. Como veis gran parte de mi trabajo ya estaba hecho: tenía un “cartel de lujo”.

La charla transcurrió de maravilla porque, entre otras cosas, las ponentes supieron conectar con ellos, hablar en su idioma y hacerles partícipes en todo momento de lo que estaban hablando, todo con ejemplos habituales y muchísima motivación. Les hablaron de la cultura del esfuerzo, de la motivación, de sus ilusiones y sus sueños; pero siendo realistas: les dijeron a todos que persiguieran sus sueños, pero teniendo en cuenta cuáles eran sus capacidades y sus limitaciones. Mientras las escuchaba y los grababa en vídeo, por cierto, que ya los he revisado unas cuantas veces, pude ver sus caras. ¡Qué importante es la capacidad de comunicar! Saber lo que vamos a decir, cómo lo decimos, cuándo y por qué lo decimos.

Cuando hablamos de “esfuerzo” (una palabra que ha desaparecido de muchos vocabularios infantiles y adolescentes) es difícil transmitir sus posibilidades, si no se trabaja ni se ve a diario. Tengo alumnos que se quedan viendo el ordenador hasta las tres de la mañana, y después no se pueden levantar o padres que se acuestan tarde por cuestiones laborales y llevan a sus hijos tarde al colegio… En ambos casos nunca pasa nada, porque todo se justifica. Sintiéndolo mucho, así ni enseñamos ni formamos. Ya hemos citado varias veces un artículo de Berta (@martinidemar). Vuelvo a dejároslo por si alguien no lo ha leído aún. Merece la pena: Padres helicóptero.

Y es que, seamos sinceros, sobreprotegemos en exceso a nuestros hijos: se lo damos todo hecho. El trabajo, el esfuerzo, la constancia, son valores devaluados. Los enarbolamos en los trabajos de los adultos, pero no lo inculcamos en nuestros pequeños. Y no nos confundamos: no pasa nada por suspender, por fallar… Tenemos que prepararlos para todo ya que algún día fallarán un examen, una oposición o perderán un trabajo ¿y qué? Ya hemos hablado de ello en este blog, en el artículo Juegos Olímpicos (sobre ilusiones, expectativas, logros y fracasos). La vida no se termina, hay que seguir como dijo Mar: siempre hay que mirar y “seguir hacia adelante”. Es importantísimo volver a levantarse y aprender de nuestros errores. Y es que muchas veces ponemos el punto de mira en el resultado y no en el proceso. ¿Queremos niños con nota o queremos niños que sean capaces de superarse?

En los colegios necesitamos volver a adquirir estos valores ya que formarán parte de la personalidad de nuestros futuros cocineros, maestros, fontaneros, abogados, ingenieros, etc. Pero tenemos que darles responsabilidades: a cada edad pueden y deben hacer algo, os recuerdo que en la entrada “Espíritu de sacrificio: las verdaderas batallas se libran en el interior” aparece un cuadro de actividades para cada edad, además del experimento social sobre la capacidad de autocontrol, que también nos recordó Berta en la charla.

Charla Día de la Mujer

Pincha para ampliar

Durante la charla Mar hizo un experimento con ellos: viajó hasta el 2037. ¿Qué encontró? Niños que tenían muy claro lo que querían, muchos futbolistas, algunos “youtubers” y pocos que tenían aún diferentes sueños. Pero cómo llegarán a ello: con seguridad y con esfuerzo. Durante la exposición Berta nos mencionó a varias mujeres interesantes, una de ellas, Pilar Manchón (@pilarmanchon): una filóloga sevillana que es actualmente directiva de Amazon, que vendió su empresa a Intel. Esta mujer nos desmitifica muchos conceptos educativos: “Es erróneo pensar que haya gente que sólo sirva para Ciencias o para Letras. Por otro parte no creo que sea una cuestión de valer o no, sino de la pasión que le pongas en lo que haces” (Artículo de ABC 16/01/17 de M.J.Pereira @mjesuspereira).

Pues tras el consejo de Berta me puse a investigar sobre ella y es muy interesante, ya que aboga por una formación multidisciplinar y me encantó lo que leí: “..A los españoles nos falta creérnoslo, la inseguridad es una batalla constante en nuestro país. Estamos educando a los niños para que sean mediocres, pero en realidad tienen que creer que son capaces de cambiar el mundo”. (Art. de El Mundo de 19/11/2014 por M. Climent).

Otra de las mujeres que nos dijo que buscáramos fue Rocío González Torres, capitán Torres, piloto de cazas F-18; precisamente de ella encontré unas palabras hablando sobre su madre: “Ella siempre nos ha dicho que hiciéramos lo que nos gustara. En el colegio se lo tomaron a broma ¿Rocío, militar? Pensaron que se me pasaría”(Art. de El Mundo 30/05/2016 por Virginia Hernández, @vir_hernandez). En la misma entrevista nos dice: “Para ser la número uno me lo curré muchísimo”. Estos son los ejemplos que nos hace falta conocer.

Charla Día de la Mujer

Pincha para ampliar

Ya nos lo decía Ana (@Ideanto): “No tengáis miedo a esforzaros, porque siempre hay recompensa”. ¡Claro que sí la hay! El tema está en que ellos la quieren de forma inmediata. Están acostumbrados a que todo se lo demos hecho o que todo aparezca tras mamá, papá o un clic: pongo un whatsapp y me contestan de inmediato, busco una definición en la tablet y la encuentro en Wikipedia… pero no le pidáis que esperen un momento. Es uno de los grandes fallos que tenemos actualmente en la Educación de las casas, de la escuela… Tenemos que enseñar a valorar el tiempo. Al hilo de lo que estamos hablando, me pasaron este enlace de YouTube. Os lo dejo para que lo reflexionéis. A mí me ha encantado:

¿Qué os ha parecido? Pues yo estoy muy de acuerdo con lo que dice el catedrático. Las rutinas, el esfuerzo, no crean sumisos. Los contenidos hay que aprenderlos y valorarlos. Otro aspecto es cómo enseñamos, es decir, ¿qué tipo de metodología vamos a usar con cada uno de ellos? Porque hay contenidos a los que no pueden llegar de otra forma que no sea con una metodología cerrada: esto se hace así, porque además está comprobado que es lo que funciona y da resultado. Evidentemente habrá otros contenidos que podamos desarrollar con la creatividad, con metodologías abiertas, de forma lúdica… por supuesto, porque en la enseñanza precisamos de todo un poco, pero el esfuerzo es vital.

Entonces, ¿Por qué unos llegan y otros no? ¿ De quién o de qué depende? Hace un par de días mantenía esta conversación con otra madre: ella apuntaba que mayoritariamente dependía de la genética y yo me negaba. No creo que sólo lleguen los que pueden, entonces tendría que volver a plantearme mis esquemas como maestra y como madre. Creo que pueden llegar muchos más de lo que lo hacen, pero dependen de muchos factores (algunos de los que estuvimos hablando en la charla) y al hilo encontré este artículo, que os recomiendo: ¿Podemos ser todos Mozart?

Efectivamente, no hay inteligencia sin sacrificio. Tenemos que entrenar a los niños, enseñarles a salir de su zona de confort, motivarlos y fomentar el esfuerzo. Volviendo a la charla, hablamos de estereotipos, de cómo hemos confundido los títulos con el carácter, sobre qué buscan actualmente las empresas, sobre los módulos de FP. Ana nos contó cómo gracias a su formación, a saber más, se ha ido enriqueciendo como persona. Berta apuntaba directamente sobre otro de los objetivos del día: “Hay que trabajar duro, chicas: no sois víctimas”, a lo que añadió: “Habéis nacido en la mejor época y sitio de la historia. ¡Podéis ser lo que queráis!”.

Charla Día de la Mujer

Pincha para ampliar

Os dejo este enlace de Berta para analizar y para firmar si lo consideráis oportuno: Contra la generalización del género.

¡Gracias, gracias y mil gracias! Esto es lo que yo quería que escucharan mis alumnos. Necesitaba que alguien viniese a contárselo y se lo dijeran. Las tres consiguieron reunir las premisas básicas en busca de un objetivo: voluntad, dedicarle tiempo y añadirle conocimientos (formación).

Les di las gracias por Twitter y tengo que volver a quedar con ellas, porque, tras las charla, hicimos una valoración de la actividad, y quiero que conozcan los resultados. Sigo releyéndolos y sigo sorprendiéndome.

Es difícil resumir una charla tan amplía y con tanto contenido, perdonadme las tres por favor, de hecho creo que tengo contenido para una segunda entrega; pero creo que algo le quedó claro a mi alumnado: “si perseveras, si te esfuerzas, puedes lograr tu meta”. Ahora deben pensar cuáles son sus sueños, sus posibilidades, limitaciones y esforzarse mucho. A veces, hay que ir contracorriente porque el camino fácil no es siempre el correcto. O como terminó mi gran amiga Mar su intervención en mi colegio: “Imposible es sólo una opinión” (M. Alí).

Que os vaya bonito. Y a las tres ¡mil gracias!

Charla Día de la Mujer

Pincha para ampliar

 

Maribel B.
@MaribelBP

Descubre otros artículos de colaboración en la sección de Maribel B. en La Diversiva

3 comments

  1. Raquel Álvarez Nölting

    Enhorabuena Maribel, qué suerte tienen tus alumnos de tenerte como profesora, por todo lo que les está transmitiendo! Muchas gracias, cuando leo uno de tus artículos, me ayuda a reflexionar sobre cosas importantes.
    Un abrazo enorme!
    Raquel Álvarez

  2. Maribel

    Mil gracias Raquel!!
    Pero he de decirte que cada vez creo que sé menos, por tantísimo que me queda por aprender e investigar.
    No sé si mis alumnos pensarán lo mismo, pero sí es cierto que estamos viviendo en un momento clave para la Educación y tanto padres y como maestros podemos y debemos aportar mucho más.
    Muchísimas gracias por tus palabras, pero este artículo es más de mis tres invitadas que mío; sólo me he limitado a narrar algo de lo que allí nos expusieron, con algunos comentarios. Por cierto, y vuelvo a repetirlo, todo un lujazo tenerlas.
    Muchas gracias de nuevo, Raquel y un abrazo muy muy fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *