Escribe los términos y pulsa intro

3 valores claves en el desarrollo infantil

3 valores claves en el desarrollo infantil

Está a punto de comenzar el nuevo año escolar. Es un buen momento para ayudar a los hijos a desarrollar valores de gran importancia para su desarrollo. Las notas captan casi toda la atención de los padres, de los hijos y de los profesores. Pero hay cosas realmente importantes que la vida escolar puede pasar por alto. Hay 3 valores a los que merece la pena dedicarles tanto tiempo y esfuerzo como a los estudios ya que son claves para el bienestar.

1. Responsabilidad

3 valores claves en el desarrollo infantil

Hacer que los hijos sean más responsables parece una tarea imposible. La cuestión es que muchas veces confundimos el cumplimiento con la responsabilidad. No se trata de seguir una regla, sino de estar comprometido con las actividades que realizamos.

Un ejemplo claro es la preparación de la mochila para el día siguiente o la anotación de los deberes de clase. Para hacer a los hijos responsable no podemos hacerlo nosotros, tienen que hacerlo o no hacerlo ellos. ¡Esto es fundamental! Los hijos tienen que experimentar qué ocurre cuando la mochila no está preparada o cuando llega a clase sin los deberes hechos.

Para fomentar la responsabilidad podemos poner en la habitación o en la puerta de la casa un panel (con palabras o imágenes) de las tareas o actividades que queremos que hagan de forma autónoma. De manera que los niños se acostumbren a comprobar ellos mismos si llevan todo lo que necesitan en la mochila o a realizar las actividades básicas de cada mañana (cara y manos lavada, peinarse, coger la mochila, coger el desayuno). Los primeros días podemos hacer esta actividad con ellos, para enseñarles. Luego tenemos que dejar que lo hagan ellos solos.

2. Generosidad

La mayoría de las familias quieren que sus hijos, además de ser buenos estudiantes, sean ‘buenos niños y niñas’. ¿Cómo podemos fomentar este valor? Enseñando a los niños a cuidar a los demás, a ayudar y compartir con los otros. ¡Enseñar es clave! Los niños aprenden mejor cuando sus padres actúan como modelos. Algunas ideas para fomentar estos comportamientos son:

– Darle a los niños algo para compartir con sus compañeros. Por ejemplo, una macedonia para compartir con sus amigos durante el desayuno. Podemos prepararlo durante el fin de semana para que los niños también se impliquen en la preparación.

Pintar entre todos. Esta actividad puede ser muy divertida para hacerla en familia. Podemos cambiar los roles (unos dibujan las siluetas y otros los colorean), los materiales (pinturas, ceras de colores) o las actividades (pintar, construir). También podemos buscar juegos de mesa cooperativos para el fin de semana.

– Hacer un regalo. Esta actividad es muy divertida, ya que tiene un componente de sorpresa y de fiesta. No es necesario que el ‘regalo’ sea algo comprado o un objeto, sino algo que regalamos a otra persona. Esta actividad es maravillosa cuando se realiza para los abuelos.

– Formar parte de un club, realizar un deporte de grupo o participar en una asociación. Formar parte de un grupo es una manera excelente de desarrollar la generosidad, ya que el ‘yo’ queda en un segundo plano. Recordad: si la familia actúa como modelo este valor se irá integrando poco a poco con el paso del tiempo de forma natural.

En el caso de los más peques de la casa, compartir puede ser difícil, para ayudarnos a compartir objetos o actividades podemos usar temporizadores (hay muchas app infantiles que nos pueden ayudar). ¡Así la espera no se les hará tan larga!

3. Empatía

3 valores claves en el desarrollo infantil

La empatía es una compleja habilidad. Parece sencillo ‘ponerse en los zapatos del otro’, pero implica una gran cantidad de habilidades (atención, comprensión de emociones, lenguaje y contextos sociales, habilidades interpersonales, etc.).  Afortunadamente disponemos de una gran cantidad de situaciones para aprender, los niños pasan mucho tiempo con otras personas. La clave es convertir las situaciones diarias en oportunidades de aprendizaje. Veamos algunos ejemplos:

– Para incorporar en el día a día la actitud de prestar atención a los demás podemos jugar a ‘adivina cómo me he sentido hoy’. El formato adivinanza suele ser motivador para los niños porque implica un pequeño reto. Esta actividad nos puede ayudar a hablar sobre emociones y a comprender cómo vive cada miembro de la familia las cosas que le ocurren.

– Los libros y las películas son excelentes para hablar sobre cómo se han sentidos los personajes o qué nos habría gustado a nosotros hacer. Pero hay algo muy, muy importante: el tiempo. Para que los niños saquen el máximo partido a estas actividades es necesario que sean guiados por los adultos. Tenemos que sentarnos a hablar con ellos, compartir nuestras ideas y escuchar sus opiniones.

– Cuidar de una mascota. El contacto con los animales tiene grandes beneficios para los más pequeños. Les permite establecer un nuevo vínculo, aprender a responsabilizarse de otro ser vivo, fomenta el cuidado del medio ambiente y mejora el conocimiento de los niños sobre el mundo natural. Seguro que necesitarán algo de ayuda, pero poco a poco podrán realizar solos muchas actividades básicas (cambiar la comida, arreglar la casa o limpiar la jaula).

Mónica Valverde Salgado

Psicóloga Sanitaria. Codirectora de Valpe Psicólogos

Puedes consultar otros artículos en nuestra sección de Psicología infantil y familiar.

Lee aquí anteriores colaboraciones de Valpe Psicólogos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies