Escribe los términos y pulsa intro

¿A qué juegan los niños del mundo?

Juegos del mundo para niños

Jugar es, en cualquier parte del planeta, la manera más directa en la que un niño se relaciona con su entorno, pero… ¿juegan igual todos los niños del mundo? Mucho antes de que la industria del juguete fuese el negocio fructífero y creciente que conocemos hoy en día ya existía en cada país un buen puñado de juegos tradicionales nacidos de la idiosincrasia y los recursos de cada cultura.

Un recorrido por los juegos clásicos de todo el mundo es una oportunidad fantástica de encontrar semejanzas y diferencias entre culturas pero, sobre todo, es una manera de confirmar que cuando hablamos de jugar, la esencia es siempre la misma; el sentido más legítimo de la diversión.

Podemos decir que cuando un niño se divierte está sociabilizando con el mundo que le rodea. Al jugar, se ponen en marcha los mecanismos de aprendizaje y el niño se familiariza con conceptos y normas. Eso es algo común en cualquier rincón del planeta y el principio del que nace cualquier experiencia lúdica. A partir de ahí, resulta evidente que cada escenario va a determinar según sus recursos, sus costumbres o sus creencias, las formas que otorga a esos instrumentos de diversión.

Te ofrecemos un paseo en el que hemos elegido algunos juegos o juguetes representativos de distintos rincones del planeta. Muchos quedarán fuera de este texto por una cuestión simple de extensión, pero vaya por delante nuestra admiración por aquellos juegos elaborados a partir de los recursos más pobres y que han pasado a formar parte de las vivencias y los recuerdos de tantas generaciones

YOYÓ

Probablemente se trate de uno de los juguetes más antiguos que existen. El yoyó tiene un origen confuso; algunos lo sitúan en China pero a su vez hay constancia de su existencia en Grecia hace 2.500 años. Su popularidad ha traspasado fronteras hasta convertirse en un juguete habitual casi en cualquier parte del planeta.

Imaginamos que ya lo conoces pero, por si perteneces a esa generación que ha crecido con juegos digitales, te contamos que está formado por dos discos (de madera, plástico o metal) unidos por un punto central en torno al cual se enrolla una cuerda que le permite girar. De esa forma, puedes lanzarlo y hacer que suba y baje tantas veces como quieras con un simple tirón.

Con un poco de maestría y práctica, el catálogo de trucos a realizar con el yoyó se hace inmenso. Si alguna vez te has divertido con él, seguro que te suenan nombres como «el dormilón» o «el perrito», que son algunos de los términos populares con los que se bautizaban los trucos básicos del yoyó.

Hoy en día se realizan campeonatos de yoyó por todo el mundo y existen diferentes modalidades.


KENDAMA

El kendama es el juguete japonés de habilidad por excelencia. Una especie de martillo de madera acabado en púa, unido a una pelota por una cuerda. Se trata de un juguete aparentemente sencillo que tiene una versión parecida en distintas partes del planeta (como el balero en Latinoamérica o el bilboquet francés).

En Japón existe una asociación que vela por la buena salud de este juego y su práctica es algo habitual en las escuelas y dentro del ámbito familiar. La jugabilidad del kendama es altísima ya que existen numerosos trucos que a su vez se pueden combinar dando lugar a verdaderas puestas en escena.

Como ocurre con todos los malabares, jugar al kendama ayuda a mejorar la concentración y la coordinación, así como a mantener un tono físico saludable. Por todo ello, su práctica resulta especialmente adecuada para niños a partir de siete años.


MANCALA

Mancala o Manqala es uno de los muchos nombres que recibe el juego que a continuación vamos a describir. Es uno de esos recursos lúdicos que por su simpleza y su diseño ya enamora desde un primer momento.

Aunque normalmente se compone de un tablero con agujeros realizado en arcilla o madera, es posible incluso jugarlo sobre hoyos excavados en el suelo o sobre una especie de tablero trazado sobre la tierra.

El Mancala es un juego realmente ancestral y parece tener su origen en el Antiguo Egipto, ya que se han encontrado tableros en los templos de Menfis, Tebas y Luxor.

Es para dos jugadores y el tablero consta de 14 orificios (dos hileras de 6 más uno un poco más grande en cada extremo). Se juega con 48 piezas, normalmente semillas o pequeñas piedras.

Se considera un juego de siembra en el que la finalidad es hacerse con más semillas que el adversario. El primero que consiga 25 de las 48 semillas habrá ganado la partida.

Los movimientos en el Mancala se realizan de la siguiente forma:

• El jugador inicial escoge un orificio de su lado y mueve todas las semillas que haya en él.

• Estas semillas se van depositando en sentido contrario al de las agujas del reloj una a una en los orificios siguientes (nuestros y de nuestro rival).

• Si en un movimiento depositamos la última semilla en orificio enemigo que contenga sólo dos o tres semillas (contando la que acabamos de depositar), nos las quedamos para ir sumando, hasta llegar a las 25 piezas que nos darían la victoria.

Mancala es un juego de una profundidad estratégica mucho mayor de lo que puede parecer a primera vista. Es una opción fantástica para que los pequeños de la casa aprendan a provocar esas situaciones favorables que puedan llevarle a robar semillas pero sin descuidar sus propios orificios.

Matemáticas, riesgo, estrategia, partidas ágiles y mucha diversión son los ingredientes que sostienen el éxito de este juego milenario.

RAYUELA

No hay patio de colegio sobre el que no se haya dibujado una rayuela de tiza. Un juego cuya belleza radica en la virtud de poder ser improvisado en cualquier superficie, dibujándolo con tiza o simplemente con un palo sobre la tierra.

El origen exacto es desconocido, pero parece ser que en la Antigua Roma los soldados empleaban un sistema similar para entrenar habilidades como la resistencia y el equilibrio. Por otro lado, hay teorías que lo sitúan en la Europa renacentista, ya que se encuentran en el juego muchas similitudes alegóricas con la temática de La Divina Comedia de Dante Alighieri.

A la rayuela se puede jugar de forma individual o con amigos. Se lanza una piedra llamada tejo y se va completando el recorrido de casillas numeradas dibujado en el suelo saltando a la pata coja. Un juego simple que potencia el equilibrio y la coordinación. Por encima de todo eso, la rayuela es para muchas generaciones el juego que más simboliza nuestra infancia.

Aunque en este texto lo hemos llamado por uno de los muchos nombres que tiene, a lo largo y ancho de todo el territorio español se le conoce también con muchas otras denominaciones (cascayu, mariola, piso, tejo, etc.).

BOOMERANG

El boomerang es el juego aborigen más icónico de Australia. Aunque algunos de ellos se usaban originariamente para cazar (boomerangs sin retorno), nosotros nos centraremos sólo en el aspecto recreativo de ellos.

El boomerang necesita ser practicado en espacios abiertos, con lo que es una opción estupenda para pasar un día con niños en plena naturaleza. Para conseguir un buen lanzamiento hace falta práctica, con lo que es una excusa perfecta para fomentar el ejercicio y la tenacidad. Al mismo tiempo, la práctica habitual de lanzamiento de boomerang supone una gran oportunidad de mejorar la concentración y el equilibrio de todo el cuerpo. Hoy en día se fabrican con diferentes formas y materiales y se pueden encontrar incluso modelos especialmente diseñados para niños. ¿Te imaginas lo satisfactorio que resulta la primera vez que consigues que vuelva?

Una de las grandes ventajas que nos trae la globalización es poder enriquecer nuestro catálogo de oportunidades recreativas. No olvidemos que nuestro sentido lúdico es una parte muy importante de los que somos.

Autora del artículo: María José Gámez – Divulgadora de ocio alternativo, porque lo natural es divertirse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies