Escribe los términos y pulsa intro

Beneficios de las mascotas para los niños: un nuevo amigo en casa

Beneficios de las mascotas para los niños: un nuevo amigo en casa

¿Alguna vez tu hijo o hija te ha dicho que quiere un nuevo amigo en casa? Habrás escuchado en numerosas ocasiones que las mascotas mejoran la calidad de vida de las personas. Pues bien, numerosos estudios lo confirman: son un gran apoyo y aportan beneficios sociales, físicos y psicológicos. Reducen el estrés, disminuyen el índice de depresión y ayudan al mantenimiento del equilibrio físico y mental.

En niños y niñas esta influencia es aún más importante, ya que ayudan en numerosos aspectos sociales, psicológicos y físicos de su desarrollo a cualquier edad. Desde La Diversiva te resumimos algunos:

Beneficios psicológicos

Los niños y niñas suelen acudir a sus mascotas en momentos de tensión emocional, les aportan calma frente a diferentes situaciones de miedo o tristeza. De hecho, algunos estudios internacionales revelan que los peques consideran a sus mascotas buenos confidentes.

Mejoran el sentido del humor y favorecen el contacto físico y las demostraciones de afecto tanto con la mascota como con el resto de personas.

Beneficios sociales

Los pequeños que tienen un vínculo con mascotas tienden a ser más empáticos y a mostrar más autoestima que aquellos que no tienen animales en casa.  Además, ayudar en la crianza de un animal hace que entiendan mejor el lenguaje corporal y los sentimientos de los demás. Mejora la integración familiar puesto que todos los miembros comparten tiempo alrededor las mascotas.

Beneficios físicos

El ejercicio está asegurado con tu animal, ya que son compañeros insustituibles en los juegos favoreciendo de esta manera la curiosidad y la exploración del medio.

Tu mascota ayudará también al pequeño en el refuerzo de su sistema inmunológico: está científicamente demostrado que convivir con un animal de compañía (especialmente gatos o perros) previene la aparición de algunas enfermedades como asma, rinitis o alergias. Además, una simple caricia puede favorecer la regulación de la tensión arterial y la frecuencia cardíaca.

¿Quieres dar el paso?

Pues te interesará saber que el cuidado de la mascota es una buena forma de que tu pequeño asuma responsabilidades (siempre en función de su edad) y comprenda las necesidades de otros seres vivos: respetar su espacio, darle de comer, cepillarlos o lavarlos pueden ser buenas formas de implicar a tu pequeño en la atención del animal.

Si estás decidido, te recordamos que siempre es mejor la adopción y que un animal necesita dedicación, constancia, atención y sobre todo mucho amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies