Uno de los conceptos más difíciles de entender para un niño son las operaciones matemáticas y los correspondientes símbolos que se utilizan para realizarlas. Es una fase de su formación que hay que saber abordar muy bien, para que avancen sin problemas de ningún tipo. Por suerte, hay efectivas estrategias y sencillos trucos que pueden ayudar a facilitar el proceso.

A medida que el niño va adquiriendo conocimientos y ampliando sus destrezas cognitivas, va comprendiendo operaciones cada vez más complejas. Así sucede con el mundo de las matemáticas, cuando primero aprende los números, luego el primer signo matemático, y con el tiempo, el resto de signos y la racionalización de las operaciones que los contienen.

Los primeros símbolos matemáticos que habitualmente captan los niños más rápido son el de suma (+) y el de resta (-), son los elementales, los que les abren el camino a las matemáticas y, en consecuencia, los más importantes en sus inicios. Cuando los aprenden y les cogen el gusto a las matemáticas, el resto de signos se aprenden mucho más rápido.

Todo es un largo proceso que hay que saber llevar muy metódicamente, para que el niño aprenda bien, comprenda todo y pueda avanzar exitosamente. Para lograr ese objetivo, hay que ayudarlo en el proceso, y eso se puede hacer aplicando ciertas estrategias y algunos consejos útiles para la consecución de los objetivos.

La importancia de aprender los símbolos matemáticos

Los símbolos matemáticos permiten representar distintas operaciones, e indicar el valor y el estado de los elementos alfanuméricos involucrados en ellas. Estos se vienen utilizando desde que se inventaron hace muchos siglos, para usarse tanto en las matemáticas, como en otras disciplinas científicas, de ahí la importancia de conocerlos.

Para que los niños se familiaricen con ellos y, lo más importante, descubran su significado y cómo usarlos, hay que poner mucho empeño y esmero. Es un trabajo que no solo hay que dejarlo a los maestros en la escuela, sino también hay que reforzarlo en casa.

Es muy importante que los pequeños aprendan a utilizar correctamente los símbolos matemáticos desde un principio, para que no arrastren problemas durante su formación. Si no los aprenden bien, más adelante pueden tener problemas, hasta para hacer operaciones sencillas de suma y resta.

Trucos sencillos para enseñar los símbolos

Hay varias técnicas que puedes utilizar para ayudar a tu niño o niña, a que reconozca y aprenda a utilizar los símbolos matemáticos. Entre ellas se pueden mencionar:

Utilizar apoyo visual para ejemplificar cada operación matemática. Los niños son muy visuales, y si se hacen las operaciones acompañados de figuras representativas de cada una de ellas, podrán comprenderlas mejor.

Por ejemplo, si se va a hacer una suma de 2 + 2, muy bien se puede acompañar cada número con dos gatitos dibujados y el resultado de 4 con la correspondiente cantidad de gatitos. Esta forma de representar la operación los motiva y los ayuda a entenderla mejor.

Visualizar con granos o cuentas: esta manera también es muy visual, y lo mejor es que también es táctil, por lo que los niños pueden practicar fácilmente cada vez que quieran, con solo utilizar este sencillo recurso.

Para usar los cereales para las cuentas, solo hay que enseñarle a los niños la representación de cada número con su respectiva cantidad y mostrarles de forma práctica cuándo hay una suma y cuándo una resta. Eso sí, también hay que enseñarles cómo es el signo correspondiente, el cual lo puedes representar dibujado en un cartón.

Los símbolos mayor que (>) o menor que (<), también se pueden visualizar en papel de forma más práctica, con grupos de elementos que puedan manipularse.

Sea cual sea la técnica usada, siempre es recomendable empezar con cantidades muy pequeñas, como 1 + 2, 2 – 1, o 3 > 1, porque por muy sencillas que parezcan, para un niño es todo un desafío que al principio le costará descifrar. Pero que una vez memorizados sus correspondientes representaciones, lo hará muy fácilmente.

Suscribete a nuestro newsletter