Escribe los términos y pulsa intro

Cosas que debes tener en cuenta si te vas de fin de semana con tu bebé

Cosas que debes tener en cuenta si te vas de fin de semana con tu bebé

Llegó el fin de semana y habéis decidido daros un pequeño capricho. Toca hacer un viaje exprés para visitar ese sitio que siempre habíais deseado o, simplemente, para alejaros de la rutina del día a día y vivir algo diferente.

Lo tenéis todo listo, pero hay muchos nervios, porque es el primer fin de semana que viajáis con vuestro bebé. ¿Qué se debe hacer? ¿Cómo organizarse? Un niño no viene con manual de instrucciones, por mucho que haya padres que desearían que fuera así. Pero no te preocupes, que te vamos a ayudar.

5 cosas que necesitas saber si vas a viajar con tu bebé

¿Tu primer viaje con un bebé en casa? Entonces seguramente te estarás preguntando muchas cosas. Los padres primerizos siempre se equivocan en muchos aspectos, aunque es algo lógico, hay ahí cierta etapa de aprendizaje que lleva a entender mejor qué es vivir con un bebé en casa y qué se debe hacer.

Y en eso nos vamos a centrar, pero sobre todo mirando a lo que supone viajar con un bebé a bordo. No es igual que viajar con adultos, o incluso con niños que rocen la adolescencia. Hay que tener en cuenta necesidades para el pequeño y también para vosotros, controlar muchas variables.

Cosas de las que vamos a hablar aquí para que te sea mucho más fácil. Todo el mundo tiene que pagar la novatada en esto de viajar con bebés, pero, al menos, con los consejos que te damos te garantizamos que lo pasaréis genial y que no pecaréis de novatos.

Las sillitas y las mochilas son esenciales

Si vas a irte de viaje, aunque sea un par de días, es fundamental que lleves la sillita de paseo o el carrito. Los bebés, por pequeños que sean, pueden pesar bastante, y llevarlos en brazos durante muchas horas acabará cansándote, te lo aseguramos.

Otro elemento vital si viajamos mucho con nuestro bebé es sin duda hacernos con una buena mochila portabebés, ya que nos permite llevarlo con nosotros a lugares donde acceder con una silla de paseo es muy complicado. Te garantiza movilidad, comodidad y menos esfuerzo.

Ambas cosas son esenciales para este viaje, incluso aunque sea una escapada exprés. Puede que el niño ya empiece a andar, pero se cansará rápido y tendrás que llevarlo, sea donde sea. Por eso, mejor equípate con esto porque ambos lo agradeceréis.

Repasa el macuto dos veces antes de salir

Antes de salir a vuestro destino, repasa tanto tu maleta como el macuto de cosas para el bebé. Cuando tenemos niños en casa, es habitual contar con alguna pequeña mochila o bolsa donde van las cosas del bebé, y también es muy habitual que, con todo lo que hay que organizar, haya algo que se quede en el tintero.

Para evitar tener que dar la vuelta por el camino o comprar algo que tenías allá donde vayas, elabora una lista antes de nada con todo lo que necesitéis tanto los adultos como el bebé. Pensad en todas las situaciones que se darán, en lo que haréis y en lo que necesitaréis consecuentemente.

Después, solo hay que repasar la lista y comprobar que todo está en el macuto y en la maleta. ¿Lista completa? Pues repasa otra vez y, ahora sí, si está bien rellena, es el momento de salir. Aunque aconsejamos que todo quede preparado el día anterior a la salida.

Ten muy presentes los horarios

Piensa que, cuando el bebé tenga hambre, tendrá que comer. Cuando tenga sueño, tendrá que dormir. Cuando tenga que hacer sus cosas, lo hará. Los bebés, a diferencia de los adultos, no ocultan sus necesidades ni un ápice, y eso es algo que se debe tener muy en cuenta en todo momento.

Por eso, piensa en qué haréis durante este viaje de fin de semana y en cómo cuadrar bien los horarios. Hacer una ruta de senderismo cuando el bebé quiere dormir no es lo más adecuado, como tampoco tener que cambiar pañales en mitad de un museo.

Son pequeñas cosas a tener en cuenta para que todo tenga su momento adecuado y podáis disfrutar, además de estar cómodos.

Mejor, un destino tranquilo 

Cuando hay bebés a bordo, siempre es más aconsejable viajar a lugares que sean tranquilos. Evitas que el pequeño tenga sobresaltos, como también que tenga problemas a la hora de conciliar el sueño. Es algo que no solo afecta a su bienestar, sino también al vuestro.

Evitar destinos vacacionales concurridos y tampoco seguir a rajatabla los destinos familiares. Pueden parecer los más adecuados para este tipo de viajes, pero no siempre lo son. Las actividades, las familias haciendo ruido y otros muchos más factores nos obligan a recomendarte analizar bien cada propuesta.

Lo mejor, al final, es que busques un destino por tu cuenta. Un destino que te guste, del que se sepa que es tranquilo y del que todos, absolutamente todos, podáis disfrutar en esta escapada.

Recuerda que también viajas tú

Es cierto que, cuando se viaja con bebés, siempre se vela al máximo por su comodidad, por sus necesidades y su bienestar. Pero debes pensar algo, no es el único que se va de viaje y, aunque tengáis que prestarle mucha atención, también viajáis más personas.

Por eso, no centres todo en torno a él. Piensa en dedicar algunas horas a pasarlas con tu pareja, o con quien sea que estés viajando. Dedícate parte del viaje a ti, a relajarte, a disfrutar de este nuevo sitio en el que estáis.

No siempre estarás ahí, así que sácale partido y exprímelo organizando bien las actividades y lo que vayáis a hacer. Aprovecha la oportunidad.

¿Has tomado nota? Ya tienes la teoría, ahora toca la práctica. Esperamos que podáis disfrutar al máximo de vuestros próximos viajes con los bebés de casa. Son toda una experiencia que vale la pena exprimir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies