Escribe los términos y pulsa intro

De correr y… zapatillas

Zapatillas de running

Post de deportista
Igual el título te dice poco pero ya te aviso que el objetivo de este post es que cuando acabes de leerlo tengas claro qué zapatillas de running son las que mejor se adaptan a ti… Ah, no pares de leer si no corres todavía, primero voy a convencerte para que lo hagas. Ya sé que os he hecho un lío, a los que corren y a los que no… pues bien, leedlo igualmente. Si no corres a lo mejor consigo animarte y te ayudo a elegir zapatillas y si ya lo haces, de poco te va a servir este post, pero igual consigo sacarte una sonrisa.
Para empezar debo confesarte que no me he documentado, por tanto los consejos y las ventajas que te voy a exponer no tienen nada de profesional… para consejos científicos y pseudocientíficos ya está la red llena, puedes teclear “beneficios del running a los 40” y te puedes hartar de leer páginas web donde te los cuentan. Yo quiero huir de los tópicos, pero es imposible. Es que realmente correr (y lo hacemos extensible a otros deportes practicados con cierta intensidad) es bueno para tu salud, y eso no se puede decir de otra forma. Te hace sentir bien (otro tópico), mejora tu cuerpo… bueno, no vamos a definir “mejora”… dejémoslo en “frena los efectos del paso del tiempo”, pero sí, es cierto, lo hace. No esperemos milagros ni resultados en dos semanas, seamos realistas, eso ni la Virgen de Lourdes con un bisturí… Lo que es cierto es que te sirve para muchas cosas: para salir un rato a despejarte, para escuchar música, para pensar (yo ahora cuando mi editor me aprieta con los posts me pongo las zapatillas y al paseo marítimo…) y te prometo que cuando lo consigues hacer de forma regular y con cierta intensidad tu forma física mejora de manera considerable, y te proporciona mucha vitalidad para luego poder llevar mejor el día a día… Va, ya te he convencido.
Pero ahora, ¿cómo se empieza? ¿qué hago? Esto tiene, como todo, una primera vez. Bien… hoy es tu primera vez, porque no lo vayas a dejar como propósito del nuevo curso o del año próximo, que estamos en febrero… En estos días buscas un primer hueco, lo bueno que tiene es que se puede hacer a cualquier hora y se necesita poco para empezar, yo lo encontré mientras esperaba a mis hijos en su clase de natación… lo cambié por la cafetería. Ya sé que los detractores estáis pensando en los días de lluvia o en los de frío o calor intensos, pero estamos en Málaga y eso no cuela, o cuela poco. Además, no te hacen falta unas zapatillas de running los primeros días, tranquilos, no vais a lesionaros… los progresos se harán poco a poco.
Como consejo para empezar, que yo me salté a la torera y fracasé en el primer intento, es que te pongas un objetivo, un pequeño objetivo, alcanzable, del tipo “corro 3 minutos, ando 1”, o si ya eres de la época más tecnológica alguno que te recomiende una APP de las mil que hay para entrenar. Lo básico es que cumplas ese objetivo y no vayas a tu antojo, corro un poquito y cuando me canso entonces ando y luego corro y así… eso no vale, eso es como cuando te quieres quitar de fumar y de vez en cuando te permites una licencia, terminas fumando de nuevo como un carretero. En este caso terminas yendo de paseo y de vez en cuando dando un trotecillo, esto te da una sensación de fracaso que te hace no volver a salir… no… un objetivo y a cumplirlo. El último tópico… todo está en la cabeza, y me temo que también es verdad.
Y ahora un adelanto de la motivación… puedes empezar a correr en cualquier momento de tu vida, bueno… igual a partir de los setenta/ochenta, si no lo has hecho nunca puede ser más complicado… Yo empecé con 42, y estoy rodeada de gente que más o menos… por tanto eso es cuestión de decidirse, pues yo digo que los jóvenes no hacen deporte porque no les hace falta… ¿o no? Tienen un chasis en perfecto estado y ¿para qué van a perder el tiempo? Puedo no compartir este pensamiento pero lo comprendo… yo también tuve 20 años…
Bien…ya lo hemos decidido y hemos practicado un poquito con las zapatillas viejas que andaban por el armario. Ahora es cuando vamos a una tienda de deportes a comprarnos unas y cometemos el primer error: preguntar al dependiente por cuáles zapatillas nos vendrían bien… y viene la batería de preguntas ¿pisada neutra o pronadora? ¿técnica barefoot o amortiguación?, ¿corredor habitual, de tiradas largas o medias? ¿corres en suelo duro o en blando?… ehhhh… no sabemos contestar ni una… y entonces después de una buena charla nos vamos o sin zapatillas o con unas bajo el brazo mucho más caras de lo que pensábamos gastarnos y además feas… porque mira que son feas las zapatillas de correr.
Aquí está el consejo importante: NUNCA preguntes a nadie, a ningún dependiente… te vas directa a las zapatillas que pone arriba “MUJER RUNNING”, si eres hombre no… a la otra parte, y te pones tranquilamente a mirar la que más te guste, o primero la que se adapte a tu presupuesto (vete ya con el bolsillo lleno porque son carillas…) y elige tu color preferido… las que te parezcan menos feas, y pide dos números más del que calces. Te las pruebas, y si ves que te sobra un poquito por el dedo gordo, esa está bien. Solamente cruzas las palabras justas con el vendedor, pagas y sales por la puerta con una sonrisa y con “las zapatillas que mejor se adaptan a ti…”
Espero que este post te haya ayudado… y si no vas a salir a correr hoy mismo agrégalo a “favoritos” porque lo vas a tener que volver a leer…
Ana Sancho
blog.mujerjoven@gmail.com
Twitter: @4n4s4n
Consulta otros artículos en su blog Mujer joven de mediana edad

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies