Escribe los términos y pulsa intro

Educa las preferencias alimentarias de tu bebé desde tu vientre

Educa las preferencias alimentarias de tu bebé desde tu vientre

Todos los sentidos humanos se establecen desde la octava semana de gestación y maduran a distinta velocidad desde la fase fetal. Las papilas gustativas de tu bebé aparecen en esta fase y alrededor de la semana número 12 comienza a tragar líquido amniótico. Los compuestos y aromas presentes en el fluido amniótico estimularán los receptores del gusto de tu feto.

Cada día puede tragar entre 200 y 760 mililitros de líquido amniótico exponiéndose a distintos sabores y aromas procedentes de azúcares, ácidos grasos proteínas. Por lo tanto, tu dieta influye en la preferencia de sabores de tu bebé. De este modo, el bebé ya experimenta patrones culturales gustativos mucho antes de tener un contacto directo con los alimentos propiamente dichos.

Pero no sólo el líquido amniótico puede influir en las preferencias alimentarias de tu bebé, también puede influir la leche materna así como los aromas que la componen procedentes de la dieta de la madre.

Es cierto que existen otros factores tanto ambientales como genéticos que influirán en la dieta de tu bebé durante toda su vida y no sólo en la etapa gestacional. Aunque esto no resta importancia para comenzar a cuidarse desde el embarazo, con una dieta equilibrada tal y como es la dieta mediterránea y favorecer la predisposición de aromas y compuestos que genera esta adecuada dieta y así poder evitar posibles aversiones posteriores en la alimentación de tu bebé.

Por lo tanto sigue estos consejos, que ayudarán a tener una adecuada nutrición durante esta importante etapa:

• Recuerda que la base de la alimentación son los hidratos de carbono, procedentes del pan, cereales integrales y frutos secos.

• Un alto consumo de legumbres, verduras, hortalizas y frutas frescas.

• El aceite de oliva es la grasa culinaria más aconsejable a utilizar, preferiblemente en crudo y no en frituras.

• Frecuente consumo de pescado, y pescados azules por su contenido en ácidos grasos esenciales.

• Utilizar especias habituales tales como ajo, perejil, cebolla, albahaca, orégano, cúrcuma, anís, sésamo, canela y distintas especias transmitiendo así sus aromas a través del liquido amniótico o la leche materna.

• Evitar el consumo de alcohol, tabaco y drogas, manteniendo un estilo de vida saludable mediante una dieta equilibrada y el adecuado ejercicio físico.

• No comer por dos, aunque sí incrementar ligeramente el tamaño de las raciones y elevar las tomas en 5 o 6 veces al día.

• La postcena ayudará a evitar el bache hipoglucémico inducido por la demanda fetal entre la cena y el desayuno.

• Evitar alimentos crudos.

La alimentación por tanto, debes ser variada, adecuada, equilibrada y simultánea. Es decir, en cada comida deben encontrarse platos que aporten variedades de hidratos de carbono, proteínas, lípidos y micronutrientes . De esta forma asegurarás tu adecuada nutrición y la de tu bebé y también influirás en sus futuros gustos alimentarios.

Jéssica Gutiérrez


Nutricionista NºColg AND00713

Salud nutritiva

Consulta otros artículos y consejos sobre nutrición infantil en nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies