Escribe los términos y pulsa intro

Cómo evitar que tu hijo sienta celos de su nuevo hermanito

Cómo evitar que tu hijo sienta celos de su nuevo hermanito

Decir que la rivalidad entre hermanos causa ansiedad y frustración a los padres es quedarse corto. Uno de los momentos más delicados que puede tener una familia es cuando el segundo hijo es llevado del hospital a la casa.

Tener un hermanito puede hacer que tu hijo mayor se sienta menos querido. Esto, obviamente, no es cierto, pero ver cómo alimentan y atienden al nuevo bebé hora tras hora puede hacer que el niño se sienta menos importante. Los celos resultantes pueden expresarse de muchas formas: el niño puede volverse absorbente, distante o grosero. Puede que se despierte intermitentemente por las noches, coma de forma irregular o haga berrinches por cualquier cosa.

Hay que decir a los niños que son queridos a pesar de la atención que recibe su hermano bebé. Para hacer esto de forma efectiva, sé paciente y flexible, pero no temas establecer límites.

No hay soluciones mágicas para eliminar la rivalidad entre hermanos, pero sí que hay formas de reducir el impacto de un nuevo bebé. A continuación, nuestros amigos de 2×3 te ofrecen los mejores consejos sobre cómo manejar esta situación desde antes del nacimiento del bebé hasta el momento en que llegue a casa y deban todos acostumbrarse a su presencia.

ANTES DEL NACIMIENTO DEL BEBÉ

Cómo evitar que tu hijo sienta celos de su nuevo hermanito

1. Hazte con algunos libros que traten el tema de la llegada de un nuevo bebé a casa.

2. Visita a tus amigos que tengan bebés para que tu hijo pueda observar cómo es un bebé y cómo se comporta.

3. Los niños menores de cinco años pueden creer que pueden jugar con el bebé cuando llegue. Hazle saber a tu hijo que los recién nacidos duermen casi todo el día y son muy pequeños para los juegos de ‘niño grande’.

4. Cuando vayas a comprar lo necesario para el bebé, pregúntale a tu hijo si le gustaría ir contigo. Dejar que escoja un par de artículos puede ayudarle a establecer vínculos con el bebé. ¡Luego, tu hijo mayor puede contarle a su hermanito que fue él quien escogió su manta amarilla!

5. Incentiva a tu hijo a interactuar con el bebé antes de que nazca. Puede sentir sus pataditas o incluso cantarle junto a ti.

6. Permítele acompañarte a algunas de tus consultas prenatales. Así verá que hay muchas mujeres teniendo bebés.

7. Ve fotos de bebés con tu hijo y recuérdale cómo era. Cuéntale historias graciosas, como esa vez que se orinó accidentalmente mientras te bañabas.

8. Otra idea útil es incentivar a tu hijo a que haga un libro para el bebé con dibujos o fotos de la casa, el vecindario, la familia, etc. Deja que él mismo le ponga nombre al libro.

CUANDO VISITE A MAMÁ Y AL NUEVO BEBÉ EN EL HOSPITAL

Cómo evitar que tu hijo sienta celos de su nuevo hermanito

1. Pídele a tu hijo que elija una foto suya para ponerla en la cuna del bebé. Esto hará que se sienta importante y podrá verse a sí mismo cada vez que visite al bebé.

2. Si es posible, organiza los horarios para que el bebé esté durmiendo o esté en su cuna cuando tu hijo mayor lo visite. De esa forma, no te verá sosteniendo al bebé cuando entre a la habitación.

3. Planifica para que tu bebé le regale algo a su hermano mayor. No tiene que ser nada costoso o extravagante, un simple regalo que le exprese a tu hijo mayor que el bebé lo ama.

4. Incentiva a tu hijo a que tenga una aventura comprando algo especial en la cafetería con su padre o sus abuelos.

5. Tu hijo puede estar distante o absorbente cuando vaya de visita. Esto puede deberse no sólo a que tuviste un nuevo bebé, sino a que has estado fuera de casa un par de días. Si tu hijo mayor está distante o poco amigable, dile que lo echaste mucho de menos y que lamentas haber tenido que irte de la casa unos días.

6. Si estás tomando analgésicos, intenta programar todo para que no estés atontada ni tengas mucho dolor cuando tu hijo te visite. Pídele a tu pareja que te ayude a poner límites para que no tengas que regañarle si, por ejemplo, intenta saltarte encima.

LA LLEGADA A CASA

Cómo evitar que tu hijo sienta celos de su nuevo hermanito

1. Si es posible, haz que tu hijo mayor se quede en casa con algunos familiares el día que regreses del hospital. Esto evitará cualquier fricción que pueda darse debido a comportamientos inadecuados.

2. Alimenta al bebé antes de que te vayas del hospital, de manera que no esté hambriento cuando llegues a casa.

3. Cuando llegues a tu casa, pídele a tu pareja o a cualquier pariente que sostenga al bebé, de manera que puedas saludar a tu hijo mayor con los brazos abiertos.

4. Si tu niño se enferma y debe mantener la distancia con el bebé, crea un ambiente divertido para hacerlo menos incómodo. Puedes instalar una fortaleza o un cuartel en su cuarto durante el período de cuarentena.

5. Si necesitas volver a casa sin el bebé porque está enfermo, explícaselo a tu hijo mayor por adelantado. Toma fotos del bebé o haz un vídeo de manera que tu hijo mayor pueda verlo cuando llegues a casa.

ACOSTUMBRÁNDOSE AL BEBÉ EN CASA

Cómo evitar que tu hijo sienta celos de su nuevo hermanito

1. A los niños no les gustan los cambios y un recién nacido altera abruptamente el ambiente de tu casa y los patrones de sueño, así que intenta mantener el horario de tu hijo mayor tan regular como te sea posible. No hay problema con que se quede en casa contigo algunos días, pero enviarlo de vuelta al colegio suele facilitar las cosas para todos.

2. Es común para un niño sentirse desplazado cuando el bebé llega a casa. Déjalo ayudar con los quehaceres de la casa y los cuidados del bebé.

3. Dale a tu hijo mayor un trabajo especial cuando haya visita, como por ejemplo recordarles se que laven las manos antes de ver al bebé. Para ponerle más emoción al asunto, puedes otorgarle el título de ‘Policía de Lavado de Manos’.

4. Recibirás muchas visitas después del nacimiento del bebé. Para evitar que tu hijo sienta que lo estás descuidando, incentiva a quienes te visiten a que pasen tiempo con él en vez de solo estar atentos al bebé. Después de que jueguen con él un rato, probablemente él mismo diga algo, mencione al bebé o decida hacer otra actividad.

5. Los visitantes suelen llevar regalos para el bebé y esto, naturalmente, puede hacer que tu hijo mayor se sienta celoso, así que ten un suministro de juguetes envueltos a la mano. Si las visitas no llevan nada para él, puedes darle uno de los tuyos.

6. Con frecuencia, los niños son inoportunos, por lo que pueden aparecer cuando estás haciendo algo con el bebé. Sin embargo, hay un par de estrategias que puedes aplicar para mitigar este comportamiento, como leer o jugar con tu hijo mayor mientras alimentas al bebé.

7. Un niño cansado es un niño gruñón, así que intenta mantener su horario de sueño tan normal como puedas.

8. Si tienes una cicatriz de cesárea, no podrás realizar ciertas actividades como bajar escaleras o coger a tu hijo mayor. Si tu hijo tiene menos de cinco años, puede reaccionar mal porque para él es difícil entenderlo, sobre todo porque sí coges al bebé. Esfuérzate al máximo con actividades tranquilas como leer y colorear y deja que se siente sobre tu regazo si esto no te causa dolor. Asimismo, tu pareja debería ayudarte con los baños y la hora de dormir de tu hijo mayor. También podrías aprovechar la ayuda de familiares y vecinos durante el día.

9. Es común que los niños se comporten como si fueran más pequeños cuando el bebé llega a casa. En vez de decirle que así no se comportan los niños grandes, considera permitir su comportamiento, de manera que pueda explorar sus emociones.

10. Algunas veces los niños no quieren comportarse como grandes debido a las bondades de ser un bebé. Cuando sea el caso, cambia el adjetivo ‘grande‘ por algún otro. Lindo, inteligente, fuerte… son adjetivos que podrían funcionar.

11. A pesar de que es importante entender el estrés que el bebé genera en tu hijo mayor, no debes permitirle lastimarte a ti o al bebé. Haz cumplir las reglas tal como hacías antes de que el bebé naciera. Aunque parezca difícil, intenta no gritar. Hacer que aprenda a lidiar con las consecuencias de sus malos comportamientos es más efectivo que enfadarte con él.

12. Es tan importante reconocer un buen comportamiento como uno negativo. Aunque solo esté sentado cerca del bebé sin hacer nada, puedes decirle algo como “me gusta cuando eres bueno con él”.

13. Pide a tus familiares que vivan en otra ciudad o país que llamen a tu hijo, de manera que pueda obtener atención adicional de sus seres queridos. Recuérdales preguntarle cómo ha estado y qué ha estado haciendo en lugar de enfocarse en el bebé.

14. Lleva a tu hijo mayor a comer helados y asegúrate de señalar que solo los niños grandes pueden comer helados, los bebés no.

Si tu pareja y tú sois como la mayoría de los padres, tocaréis fondo cuando tu bebé tenga 3 o 4 semanas. En ese entonces, estaréis agotados por tantas noches durmiendo mal y todo el trabajo que se requiere para evitar que la casa se venga abajo. Si los consejos anteriores no te funcionan, busca ayuda profesional (del pediatra de tu bebé o un psicólogo) para que desarrolles otras estrategias que puedan ayudar a tu hijo mayor a adaptarse a la nueva situación familiar.

Artículo elaborado por el equipo de redacción de 2×3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies