Escribe los términos y pulsa intro

La familia y uno… menos

María no se olvidará

«Lo que los niños necesitan más son los elementos que los abuelos proveen en abundancia: dan amor incondicional, amabilidad, paciencia, humor, comodidad, lecciones de vida. Y lo más importante, galletas».
Rudy Giuliani

Ya estamos en Navidad, ¡qué maravilla! Al final hicimos la función del colegio. Este año ha sido diferente, hemos incorporado unos maravillosos y excelentes presentadores: dos abuelos.

abuelos
En el artículo pasado os hablaba de la conveniencia de formar Comunidad Educativa y qué mejor que hacerlo con los abuelos, parte esencial de todas las familias, ¡ay qué sería de la mayor parte de nosotros sin ellos! Los abuelos llevan, recogen, traen, preparan… son los súper héroes de nuestra vida; y a veces, hasta les regañamos. Una cosa es que nos echen una mano y otra que hagan funciones que sólo nos ocupan a los padres. Bueno… la verdad es que creía que se merecían un pequeño homenaje. Y se lo hemos dado. Esperamos que les haya gustado.
Por desgracia, serán los primeros en desaparecer de las vidas de nuestros niños y qué hacemos entonces. Aún recuerdo las navidades en que murió mi abuelo. Yo estaba en quinto y todo sucedió un 1 de enero. Esos Reyes fueron diferentes. Cuando llegamos a casa de mi abuela, como todos los años, estábamos reunidos todos los primos esperando que tras la Cabalgata, los Reyes hubiesen dejado nuestros juguetes; pero no fue así. Aquel año, nadie sabe por qué nos mandaron a la cama. Recuerdo que a mis primas y a mí nos costó mucho dormirnos. Llegaron por la mañana y fue una noche diferente, especial. Son los Reyes que recuerdo con mayor emoción, simple y llanamente porque fueron por la mañana (diferente a otros años) y porque mi prima Carmen, por la noche, se dedicó a hacer de la suyas cambiando todos los juguetes. Es raro la vez que nos juntamos y no nos acordamos de aquella noche.
Muchas veces me he preguntado por qué fue así y cómo fue, que pese a nuestra tristeza, aquella noche se transformara. Una de las cosas fundamentales fue el cambio, algo que no nos recordará a lo que tantas veces habíamos hecho de la misma forma.
El año pasado y el anterior volvimos a vivir la misma situación, pero esta vez fueron mis hijos los que perdieron a sus abuelos. Intentamos celebrar la Navidad, pero de otra forma y creo que nos dio resultado. Os dejo un enlace para tratar este tema con nuestros niños:
El duelo infantil en la Navidad.
Existen muchos cuentos para tratar la pérdida de algún familiar. Entre mis preferidos están:
- Cuentos que nos ayudan a hablar de la muerte a los niños.
– María no se olvidará, de SM, sobre la muerte de un abuelo.
– ¿Dónde está la güelita Queta? Ed. Destino, Planeta de los Libros.
– El niño que aprendió a volar. Ed Kalandraka. Sobre el uso de la imaginación para la superación.
– El entierro. La Galera. Muerte de una abuela.
– Mi miel. Mi dulzura. Ed. Edelvives. Sobre una abuela.
– Abuelo ¿dónde estás? Ed. Kókinos.
María no se olvidará
En nuestro caso, como ya habíamos leído muchos de estos cuentos, decidimos hacer nuestro propio libro: «el libro de mi abuela». Para ello, preguntamos a muchos de nuestros familiares si tenían fotos de ella y si conocían alguna historia suya, peculiar. Lo bueno de nuestro libro es que no está terminado, tiene muchas fotos y comentarios; por otra parte es una forma de seguir recordándola.
Hoy os dejo unas maravillosas galletas de mantequilla que después podéis colgar en el árbol, si es que os quedan… Las aprendí con Mariló, de la casita dulce de las flores. Uno de sus enlaces, http://pandulcesyotraspalabras.blogspot.com/
Ingredientes:
– 250 gr de mantequilla, a temperatura ambiente y sin sal
– 1 huevo y una yema, también a temperatura ambiente
– 150 gr de azúcar glasé
– 1/2 k de harina de repostería
– una pizca de sal
– aroma: podéis echarle el que más os guste (en mi casa, vainilla y canela), hay muchos…
Necesitaréis una bandeja de horno, papel para hornear, rodillo, cortadores de galletas y una caja hermética para guardarlas…
Elaboración:
Mezclar la mantequilla con el azúcar; cuando digo que esté a temperatura ambiente es que la saquéis un rato antes para hacer la receta: debe estar blandita (no debemos calentarla en el microondas). A continuación, echamos los huevos batidos y la esencia (otro día os diré cómo la hago, es muy fácil) y por último la harina tamizada con la sal.
Ahora viene algo muy importante: metemos esta masa que ya hemos trabajado un poco en un recipiente cerrado y a la nevera, como mínimo cuatro horas. Me gusta hacerlo de un día para otro, a no ser que tenga mucha prisa.
Transcurrido este tiempo, la sacamos y la moldeamos un poco con las manos; extendemos la masa con el rodillo y cortamos con los cortadores. Después pincharemos las galletas y por este pequeño agujero las colgaremos una vez que estén horneadas.
Ponemos las galletas sobre un papel de hornear, colocado éste sobre una bandeja. Al horno 180 grados unos 10 minutos, sin aire (precalentando previamente a 200). Una sugerencia, no las hagáis las galletas muy finas porque se queman con facilidad y cuando las pongáis en la bandeja del horno, separadlas porque aunque crecen poco pueden pegarse y no quedarnos tan bonitas.
Galletas de mantequilla, elaboración
Trabajamos en el mismo papel que después metemos al horno, para que no se nos rompan en el transporte. ¡Y al horno! Las que sacamos hay que dejarlas enfriar un poquito y después a una caja con un buen cierre (al menos, hasta que vayamos a colgarlas)
Les colocaremos nuestro lazo o cinta y ya está: al árbol.
Sólo os queda vigilar que los peques de la casa no tiren de las ramas, no vaya a ser que…

Galleta de mantequillaGalleta de mantequilla en el árbol

Que os vaya bonito y ¡felices navidades mágicas!
Maribel B.
@_MaribelBP

Descubre otros artículos de colaboración en la sección de Maribel B. en La Diversiva

Descubre otros consejos y artículos interesantes sobre la formación de nuestros peques en el blog de Educación de La Diversiva.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies