Escribe los términos y pulsa intro

Nueva era en la privacidad online de tus hijos

Nueva era en la privacidad online de tus hijos

En los últimos meses hemos recibido a través de correo electrónico o mediante mensaje de texto una avalancha de peticiones, debido a la entrada en vigor del nuevo Reglamento General de Protección de Datos de Europa, en las que nos solicitan revisar las políticas de privacidad y protección de datos y, de paso, continuar conectados a sus servicios. Por eso, nos preguntamos en qué repercute esta nueva legislación en el uso que hacen nuestros hijos de internet.

Hoy en día, la mayoría de los niños nacen posando para las cámaras móviles de sus padres y no pueden evitar tener desde la infancia una huella digital, donde caben fotos, vídeos, comentarios o perfiles online, entre otros, que van acumulándose y asumiéndose por el menor a medida que crece, accede a los dispositivos y, más aún, dispone de ellos.

Por tanto, dentro del cuidado de la privacidad e intimidad de los peques es indispensable que los progenitores conozcan la legislación de protección de datos personales y las novedades que presenta el nuevo RGPD.

La norma europea recalca, para cualquier servicio que trate datos personales, la obligatoriedad de informar al usuario sobre quién los trata, qué hará esa empresa con ellos, por qué los trata, cuánto tiempo los conservará o a quién los comunicará.

El primer paso es comprobar que hemos entendido cómo usan cada uno de los servicios nuestra información y la de nuestros hijos. Por lo que es imprescindible que aceptemos de forma expresa la nueva propuesta de privacidad que hace la red social o el juego online que usan los pequeños de la casa, la aplicación educativa que emplean para seguir conectados con su profesor o la herramienta de control parental con la que supervisamos su actividad online; o que la declinemos, si juzgamos que la información que solicita es excesiva para la funcionalidad que aporta.

Los padres somos los que tenemos que dar este consentimiento si nuestros hijos tienen menos de 14 años, e igualmente debemos aconsejarles que hagan una reflexión crítica, si son ellos los que ya están en edad de autorizar el uso de sus datos.

De forma específica, el nuevo RGPD aborda el derecho al olvido de los pequeños, de manera que, aun cuando hemos consentido determinados permisos a una aplicación que nuestro hijo utiliza, es posible revocar esos permisos o, lo que es lo mismo, solicitar la rectificación.

Igualmente interesante es la capacidad que tienen los propios menores, sus padres y tutores legales para pedir que se retiren imágenes de sus hijos en plataformas online para las que no hayan dado antes su consentimiento (a lo que se denomina el derecho de oposición).

En primer lugar, ante las solicitudes de actualización de permisos de privacidad, lo que indica la norma es que el consentimiento, con carácter general, debe ser libre, informado, específico e inequívoco en lenguaje comprensible para el menor.

Aun así es muy probable que muchos niños bombardeados por las alertas solicitando su consentimiento hayan terminado aceptando las condiciones que el servicio pedía sin recapacitar en ello, llevados por el deseo de poder seguir usando la app.

Por esta razón, es recomendable acceder con nuestros hijos a la configuración de los servicios que utilizan, como pueden ser sus redes sociales favoritas (Facebook, Instagram o YouTube), los juegos online (Minecraft, FortNite, Candy Crush, etc.) o el resto de aplicaciones en línea que pueden utilizar de tipo lúdico, educativo o funcional.

Con el fin de velar por su interés, acordaremos con los pequeños una configuración acorde a su uso y las funcionalidades que les aporte cada app o servicio digital, tratando de preservar los datos vinculados a los siguientes permisos:

Visibilidad del menor a través de la información de registro o uso en la plataforma, por lo que será adecuado filtrar de manera que no se permita encontrar al niño en esa plataforma realizando una búsqueda a partir de su correo electrónico o su número de teléfono.

– Ojo con el historial de ubicaciones, que muestra todos los lugares visitados. Desactívalo para evitar que un tercero pueda tener acceso a las rutas habituales.

Evita el acceso a cámara y grabaciones de audio o imagen, ya que estos datos son los que permiten identificar con más facilidad a nuestros hijos. Una aplicación de juego online (donde se utilizan personajes o avatares) no necesariamente debe tener acceso a la galería del menor.

Otra información del dispositivo, como contactos, calendarios, actividad y otros datos almacenados en el mismo.

Como norma general, es conveniente inhabilitar todas las aplicaciones que consideremos que recopilan información abusiva sobre los menores.

Teresa Martín de la Hinojosa Molina

Secretaria General Consumidores AL-ÁNDALUS MÁLAGA

malaga@fed-alandalus.es

Teléfono: 952 21 35 40

Puedes aprender muchos más consejos en nuestro blog de Consumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies