Escribe los términos y pulsa intro

Cómo puede afectar a tu hijo el cambio de hora

Cómo puede afectar a tu hijo el cambio de hora

Cada primavera y cada otoño adelantamos y atrasamos una hora respectivamente nuestros relojes. Este proceso lo realizan más de 70 países alrededor del mundo y su objetivo es que la jornada laboral coincida con las horas de luz solar. Si bien este cambio se realiza buscando un aumento del ahorro energético, puede no ser del todo beneficioso. Sabemos que este desajuste tiene un efecto sobre todos nosotros, pero ¿afecta de manera diferente a los más pequeños?

Según un artículo publicado en la revista ‘Faros’ del Hospital Sant Joan de Deu, que recoge los datos de la Asociación Española de Pediatría (AEP)bebés y niños son los más afectados por el cambio de hora.

Provoca principalmente trastornos de sueño. Los niños son más sensibles a estos cambios ya que su reloj biológico tarda varios días en acostumbrarse a un nuevo ritmo. Estos cambios pueden derivar en mal humor, irritabilidad y que estén más apáticos y ansiosos, explican en la web de ‘Faros’. Por otro lado, los bebés pueden sufrir cambios en el apetito.

A medida que se hacen mayores, los efectos se van reduciendo, aunque no desaparecen del todo. Los padres deben estar preparados, pues sería relativamente normal observar que su hijo está de peor humor durante esos días.

Aunque en principio el reajuste del reloj biológico del niño puede producirse en unos 3 días, hay algunos métodos para que el impacto de este proceso sea menor.

¿Cómo solucionar estos problemas?

Para reducir el impacto del cambio de hora, la Asociación Española de Pediatría recomienda preparar a los niños unos días antes realizando una adaptación lenta y progresiva al nuevo horario. Así, se aconseja retrasar unos 15 minutos el horario de todas nuestras rutinas: comer, dormir, levantarse… para que el cambio resulte menos brusco.

Se aconseja también que este cambio se empiece a hacer incluso una semana antes del cambio de hora. De esta manera, podemos evitar que los trastornos más comunes se acentúen y conseguiremos que el cambio sea más llevadero para los más pequeños de la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies