Escribe los términos y pulsa intro

¿Qué hacer si te encuentras un polluelo fuera de su nido? Por Bioparc Fuengirola

¿Qué hacer si te encuentras un polluelo fuera de su nido? Por Bioparc Fuengirola

Con la llegada de la primavera y el verano, es más que habitual toparse con algún polluelo fuera de su nido y sin sus padres. En la gran mayoría de los casos, estos pequeños no están ni perdidos ni abandonados, simplemente están aprendiendo a volar. En ocasiones, se alejan un poco más de lo normal o pueden haberse caído del nido al intentar realizar el primer vuelo de su vida.

Por este motivo, es importante saber qué hacer si se encuentra a alguna cría o polluelo volantón por las calles, parques o cualquier otro entorno. Antes de seguir, está bien conocer algunos de los grupos de aves que se pueden encontrar, cada uno con sus peculiaridades:

Nidícolas: son las que permanecen en el nido y dependen de los padres para obtener alimento, calor y las que, con mayor probabilidad, sean las que se han caído del nido. Algunas de ellas son los gorriones, jilgueros o golondrinas.

Nidífugas: se conocen con este nombre a las aves que tras nacer salen del nido e incluso son capaces de caminar o correr horas después de eclosionar. Un ejemplo de ello, son los cholitejos patinegros, muy comunes en las zonas de playas, espacios en los que suelen hacer sus nidos.

Vencejos: son los que se lanzan a volar directamente desde el nido. Desde que salta de este, no vuelve a toparse hasta los dos años, justo en el momento que van a criar. Son las aves que, si caen al suelo, no pueden remontar. Antonio Garrucho, responsable de Zoología y coordinador de Aves de Bioparc Fuengirola, indica que no necesariamente tienen que estar heridos, simplemente pueden haber chocado con algo. Por ello, hay que asegurarse de que no tengan ninguna lesión y darle la posibilidad de remontar el vuelo, cogiéndolo con las manos, mejor en un lugar algo elevado, y ellos por si solos se lanzarán.

Ahora, sí. ¿Qué hacer si te topas con alguno de ellos?

Una de las principales cosas a tener en cuenta es que se debe ser prudente. No siempre lo que se cree que es bueno como por ejemplo, llevarlo a casa, es lo correcto.

Al toparte con una cría y antes de cogerla, debes revisar la zona en la que la has encontrado. Intentar visualizar el nido o los adultos que se encuentren cerca, ya que es posible que simplemente debas dejarlo estar. Si no es el caso, se puede dejar en un lugar seguro, elevado y por supuesto, cercano al punto de encuentro. De este modo, se facilitará a sus padres la localización del polluelo.

Si te topas con la cría en una zona peligrosa, de paso o en la que pueda haber gatos cerca, puedes dejarlo en un espacio con ramas, pero no alejada del lugar. Y si estuviera herido, puedes acercarlo a algún centro de recuperación animal.

Estas situaciones pueden verse en el propio Bioparc Fuengirola con especies que, aunque no pertenecen a las albergadas, aprovechan la zona arbolada para construir sus nidos. Crían centro del parque y, si los visitas, podrás toparte con pequeños mirlos o currucas capirotadas. Si es así, déjalos pasar. Sus nidos y padres están cerca.

Descubre más noticias como esta en nuestra sección Vida en la selva.

close

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies