Escribe los términos y pulsa intro

Amistad en la infancia, ¿tiene tu hijo suficientes amigos?

dedos cruzados

En septiembre los niños y niñas vuelven al colegio, vuelven los estudios y también los reencuentros con los compañeros de clase. “Vas a volver a ver a tus amigos. Puedes contarles lo que has hecho durante las vacaciones” esta es una de las razones estrella que los padres esgrimen a sus hijos cuando el colegio, en sí mismo, no les resulta motivador. Pero, ¿ocurre algo con aquellos niños que no tienen amigos? Muchos padres y madres se preguntan con frecuencia si su hijo está aislado, si tiene suficientes amigos o hasta qué punto son necesarios.
Los amigos: ¿son imprescindibles?
Depende. Si un niño vive en un entorno aislado, por ejemplo en un pueblo con una población muy reducida, un par de relaciones pueden ser suficientes. No obstante, en estas circunstancias, otras muchas cosas de la vida del niño serían diferentes. Es posible que tuviesen que ayudar a su familia en actividades productivas (cuidado de los animales, ayuda en las tareas del campo o en el negocio de la familia) y que asumiesen un mayor número de responsabilidades. Por tanto, estos niños a pesar de tener pocos amigos tendrían una experiencia diaria que les proporcionaría una identidad positiva, sentimiento de pertenencia y sensación de control. Si estas actividades mantienen al niño distraído y sumamos el apoyo de los amigos y de las relaciones familiares, es poco probable que se sintiera solo.
En la actual vida urbana, los niños pueden pasar mucho tiempo solos debido a que sus padres trabajan, a que viven lejos de su colegio o que su residencia no cuente con un espacio donde el niño pueda acceder con facilidad al contacto social. Cuando los niños disponen de tiempo libre y no tienen actividades para realizar en este tiempo, es posible que se sientan solos. A pesar de que las nuevas tecnologías permiten distraerse desde casa y dan la sensación de tener a los amigos cerca no sustituyen realmente el contacto con los demás. Ni aportan los mismos beneficios.
Estos niños forman parte de un entramado social en el que continuamente tendrán que relacionarse con otras personas. Pero si no han podido entrenarse previamente a través de la relaciones de amistad, ¿cómo conseguirán adaptarse al mundo social?
¿Cuántos amigos son necesarios?
amigas
No hay un número mágico de amigos que sea recomendable tener. Esto va a depender del temperamento de nuestro hijo o hija. La necesidad del contacto social es un continuo que va desde la extroversión hasta la introversión. En un extremo tendríamos a las personas extrovertidas, aquellas tienen una alta necesidad de realizar actividades donde se produce el contacto social. En el otro extremo encontramos a las personas introvertidas, es decir, aquellas que tienen una escasa necesidad de contacto social. Las personas introvertidas no rechazan las relaciones sociales ni son desagradables. Simplemente su necesidad de contacto es menor, necesitan por decirlo de alguna manera “su propio espacio”. Las personas pueden situarse en diferentes puntos del continuo extraversión-introversión.
Los niños y niñas que tiendan a la extroversión necesitarán una mayor cantidad de amigos con los que realizar actividades a diario. La falta de este tipo de actividades puede generarles un sentimiento de soledad. Mientras que aquellos niños que tiendan a la introversión estarán satisfechos con pocos amigos o con verse con ellos en pocas ocasiones, sin que esto les genere malestar.
Por tanto, el número de amigos necesarios depende de cómo sea el niño o niña en cuestión. Tener muchos amigos es tan sano como tener pocos siempre que el niño esté satisfecho.
Pero si tenemos que ponerle un número mínimo sería 1, todos necesitamos tener al menos un mejor amigo o una mejor amiga con quien experimentar esas cosas que son exclusivas de las relaciones de amistad.
La importancia de las relaciones de amistad
Las relaciones de amistad poseen unas características únicas que las hacen diferentes de las demás: son igualitarias por naturaleza y son íntimas. Esto hace que los niños puedan experimentar dentro de ellas una gama amplia de sentimientos y valores ya sean positivos (cariño, apoyo, afecto, lealtad, confianza) o negativos (resentimiento, celos, ira, agresividad). Relacionarse con amigos puede ayudar a corregir patrones o estrategias de comportamiento inadecuadas que pueden darse en la vida familiar (excesiva dependencia, comportamientos caprichosos, etc.).
Además, los amigos amplían la visión del mundo de los niños y niñas al encontrarse con diferencias de opinión, gustos y estilos de vida.
Cómo fomentar las relaciones de amistad
diversidad
En muchas ocasiones encontramos a niños o niñas que quieren tener una mayor cantidad de amigos pero no consiguen hacerlo. Estos niños no han desarrollado tantas habilidades como sus iguales y son más “torpes” a la hora de relacionarse con ellos.
Puede que su forma de interactuar sea demasiado brusca, que no sepan cómo proponer actividades o que no encuentren amigos con sus mismos intereses. En estos casos, el papel de la familia es clave para mejorar las relaciones sociales:hay que generar oportunidades. De modo general, tenemos que facilitar al niño el acceso a las relaciones con los iguales en la medida de lo posible. Si necesitamos añadir más oportunidades podemos:
Salidas con familiares con hijos/as. Si detectamos que un niño no es capaz de relacionarse con los otros con éxito es necesario qué observemos qué ocurre. Una salida familiar puede proporcionar el contexto perfecto para que detectemos cuál o cuáles son los problemas y en qué momento ocurren. ¿Se enfada con facilidad? ¿No es capaz de seguir las reglas del juego? ¿Es ignorado por los demás? ¿Se impone demasiado?
Modelado de las respuestas sociales. Aunque hay niños con los que se puede escoger un momento tranquilo en el que hablar sobre cómo se sienten cuando se relacionan con los demás, generalmente, son reacios a admitir errores o tienen dificultades para identificar los problemas. Por ello puede ser de utilidad utilizar un cuento, una película o un dibujo para hablar sobre las relaciones sociales y mostrar modelos exitosos de comportamiento.
Meriendas con amigos. Organizar una merienda en casa es una actividad perfecta para reforzar las relaciones sociales de los niños. Se trata de un contexto en el que la familia puede intervenir en el caso de que sea necesario ayudar al niño. La familia puede fomentar la interacción a través de juegos y retirarse cuando el niño o niña se sienta más seguro. También puede evitar la aparición de conflictos o la resolución de los mismos.
Fiestas de pijamas. Esta actividad crea una oportunidad estupenda para desarrollar las relaciones sociales cuando los niños son más mayores o están cerca de la adolescencia. Esta actividad fomenta la intimidad de las relaciones de amistad.
Actividades extraescolares. Esta puede ser  la solución cuando los problemas que identificamos es que nuestro hijo o hija tiene dificultades relacionadas con sus intereses. Algunos niños tienen intereses que no son compartidos por su grupo normativo. Bien porque la madurez del niño o niña en cuestión es diferente de la de su grupo, por aprendizaje o por estilo de personalidad la falta de intereses en común puede acrecentar los sentimientos de soledad, inadecuación e incomprensión. Las actividades extraescolares puede ser el lugar idóneo para acercar a un grupo de iguales que tenga sus mismos intereses.
Actividades por el barrio o la ciudad. Una simple salida por el barrio en el que vivimos o por el centro de la ciudad puede generar oportunidades para que el niño se relacione con sus iguales. Podemos dar un paseo, visitar un museo, ver un espectáculo urbano o cualquier actividad que se nos ocurra. En la medida en la que incrementemos las posibilidades de relacionarse con sus iguales, habrá una mayor probabilidad de hacer amigos.
Mónica Valverde Salgado
Psicóloga Sanitaria. Codirectora de Gabinete de Psicología Málaga-Centro 
Puedes consultar otros artículos en Psicología Familiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies