Escribe los términos y pulsa intro

Cómo hacer un platillo volante tripulado con el marcianito más simpático

manualidades: marcianitos viajando en su nave

Un marcianito en su nave surcando el espacio. Hacer un platillo volante tripulado es muy fácil. Niñas y niños pueden pasar un rato muy divertido construyéndolo, y el resultado es polivalente: puede muy bien servir de adorno y, mucho mejor, puede ser un personaje de un cuento intergaláctico en una obra de títeres que hagamos y representemos el próximo fin de semana o en el cumpleaños.
Paso 1. Preparar materiales: dos platos de cartón (de los de fiesta); dos vasitos de plástico transparente; papel de periódico o de envolver, recortado y arrugado; dos pompones; pintura negra; pinturas fluorescentes o de tonos neón; grapadora; abalorios. Pincel, lápiz, pegamento, tijeras.
marcianito_01
Paso 2. Primero, pintar uno de los vasos. Coloca un vaso transparente del revés en un papel o un cartón, para protección. Ahora, aplica pintura negra en aerosol hasta que quede homogéneo. Seca en media hora, y si hace falta una segunda capa, dásela. Se deja aparcado y seguimos con nuestro platillo.
marcianito_02
Paso 3. Coge los trozos de papel arrugado y colócalos encima de uno de los dos platos.

marcianito_03

Paso 4. Ahora, pon el otro plato invertido sobre el primero. Deben quedar perfectamente alineados. Ahora, a grapar por el contorno. Este es el cuerpo de nuestra nave espacial.

marcianito_04

Paso 5. Coge el otro vaso. Ponlo en el centro del plato y utilízalo para dibujar el contorno con un lápiz.
Paso 6. Una vez tienes el círculo trazado, rellénalo con pintura negra. Ya tienes la base de la cabina de la nave espacial, donde acomodaremos a su tripulante. Ahora sigue pintando. Cubre de verde neón o fluorescente una ancha banda exterior del platillo, por ambas caras; luego, una más fina de color amarillo, por ejemplo.
Paso 7. El piloto. Dos pompones; valen bolitas desmaquilladoras de algodón, pero hay que pintarlas; también se pueden encontrar pompones para manualidades, o dos bolitas viejas que haya por casa, o hacerlas de papel y cola; ya sabes, antes reutilizar que comprar… Lo suyo es cubrirlos con el mismo tono neón o pintura fluorescente que hemos empleado con la nave, si vamos a hacer nuestra obra teatral en el espacio. Se pone un pompón sobre otro, se pegan y se le ponen los ojitos, que pueden ser de tienda o hechos en casa con cartón y papel. Con varitas de alambre recubierto de algodón, también en verde fósforo, se pueden hacer unos brazos muy resultones. Este marcianito tan simpático es solo una propuesta; en realidad, siempre puedes crear tu propio personaje, como a ti te guste, y que sea de la misma familia que este o sean primos muy lejanos e incluso de galaxias diferentes. Tu imaginación es lo que de verdad importa.
marcianito_05

Paso 8. Pega el marcianito al círculo negro del platillo volante. Ahora hay que completar la cabina: coge el vaso de plástico, aplica pegamento al borde que queda y ponlo invertido alineando el contorno con el círculo negro. Ya está casi listo.
marcianito_06
Paso 9. El vaso negro se pega por la base a la parte inferior del platillo volante. Ahora es el momento de rematar el aparato como una verdadera obra alienígena: lentejuelas, abalorios, piedras brillantes, cristalitos de colores… Todo lo que refleje o tenga luz sirve, guardando siempre un sentido de la proporción de cada pieza con respecto a la nave.

Esta idea y las fotografías vienen de: http://www.craftprojectideas.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies