Las vacaciones para las familias, ya sean en Navidad o en verano, pueden ser un tiempo de descanso o convertirse en una verdadera tortura. El colegio está cerrado, y el equilibrio que se instaura en el día a día, regulado por los horarios de trabajo y del colegio, se rompe.

En esos días, los niños y niñas están ansiosos con la espera de sus regalos. Esto les inquieta y puede dar lugar a momentos de caos y estrés.

Los siguientes consejos les pueden resultar muy útiles:

Es interesante tratar de mantener un horario

Para ello hable con los niños y niñas sobre lo que se hará durante el día y permita que ellos participen con sugerencias. De este modo, serán más cooperativos.

Realice una lista de tareas diarias para impulsar la responsabilidad

Sería interesante que haga un calendario de actividades diarias: hacer la cama, recoger su cuarto, entre otras. E indicar la hora aproximada en que se espera que cumpla con cada una de sus tareas.

Invierta en artículos de arte esta Navidad

Compre rotuladores, pinturas, pegamento, papel de construcción… Estimule la imaginación de su hijo o hija al utilizar esos materiales.

Involucre a sus hijos e hijas en los preparativos navideños

Esto no solo lo mantendrá calmado, sino que lo hará sentirse útil y partícipe de las celebraciones. Puede pedirle que le ayude a preparar el menú, envolver los regalos, armar el árbol navideño o decorar la casa.

Repase con sus niños y niñas las reglas y expectativas en estas fechas

Si va a realizar la cena de Navidad en casa, tómese un tiempo para repasar con su hijo o hija las reglas de la casa y recordarle los comportamientos adecuados. Aclare que habrá premios para el comportamiento positivo y consecuencias para las infracciones, incluido el “tiempo fuera”. Sin embargo, no le amenace con quitarle sus regalos navideños.

Prepárese para las reuniones familiares grandes

Las reuniones con familiares pueden ser estresantes; mucha comida, mucha gente y mucho ruido, lo que se agrava si hay primos de la misma edad que su hijo o hija. Intente prepararse con antelación: piense en un lugar donde pueda llevar al niño si este se siente sobreestimulado. Lleve películas, libros o manualidades con las que pueda mantenerle entretenido. Intente tener en cuenta las posibles malas conductas que pueden llegar a surgir durante la cena, como que su hijo o hija golpee a su hermano o que arme un berrinche. Piense en salidas alternativas para que estos casos no le cojan desprevenido. Considere incluso la posibilidad de abandonar la cena más temprano.

Usted también es prioridad

Un padre o una madre con tensión y agotamiento producen un ambiente de ansiedad en toda la casa. Tómese el tiempo suficiente para dormir, cuide su dieta, dedique tiempo para hacer ejercicio e intente mantener la casa lo más calmada posible. Esto, a su vez, reducirá el estrés de su hijo o hija. Si tiene además alguna consulta, en Centro Te Motivan estaremos encantadas de atenderle.

Centro Te Motivan siempre cerca de ti. Desde Centro Te Motivan os deseamos felices fiestas!!!!

Rocío Gómez Carrillo, Psicopedagoga y directora de Te Motivan, centro especializado en Málaga para niños con dificultades y sus familias.

Suscribete a nuestro newsletter