Cuándo crecen los niños

¿Cuándo crecen los niños?

Post de madre

En mi primer post reflexionaba sobre los tirones al cordón umbilical que nos van dando nuestros hijos. Pues bien, ahora toca hablar de aquellos tirones que debemos dar nosotras, como madres, y que tanto nos cuesta hacerlo. Esos que no damos, no porque nos duela, sino porque no sabemos cuándo darlos… cuándo dar alas a nuestros pequeños… y no me refiero a echarlos de casa, no, a detalles mucho más pequeños y cotidianos… pasos de autonomía primero, pasos de independencia después.

Como ya sabéis que mis posts no son científicos no voy a intentar redactar un tratado para que ayude a los que todavía estáis en esto de la crianza, y no, no va a ser esto “el manual de instrucciones que los niños no traen”. Que además, y dicho sea de paso, pensamos que nos hace falta cuando son bebés porque no sabemos qué hacer con ellos, y realmente creo que ese manual, en el caso que existiera, sería más valioso y necesario aún con el paso de los años. Yo voy a limitarme a referirme a algunos “tics” que repetimos y que a mí me han llamado la atención a lo largo de los años…

Empecemos por el lado de la evolución en la alimentación, que si bien es cierto al principio no hay problema, seguimos “a pies juntillas” las pautas del pediatra y eso es fácil… lo complicado es tomar la decisión en aquello que nos dan libertad… Por ejemplo: ¿cuándo se deja de dar al niño “mi primer danone”? Uno de mis tics favoritos… porque además mira que son caros… Pues he visto madres dándolo para merendar a niños que minutos antes habían devorado la mitad de las chucherías del quiosco del parque… pero claro, ¿cómo le voy a dar a mi niño otro yogurt? Uno normal no debe ser bueno… ¡pobre!

Si abordamos el tema por el lado de las conductas de bebé en cuanto al dormir… ¿Cuándo se saca a un niño de la habitación conyugal? Pues ahí también hay diferentes criterios y casuísticas… y es fácil encontrar casos cercanos que teniendo el niño ya 7 u 8 años aún duerme con los padres en el cuarto, por supuesto en la misma cama, ya no le da la talla para la cuna… En este caso, hay una respuesta muletilla de esos padres que tienen pinta de “excusa” y suele ser “no importa, verás que cuando se eche novia ya no se acuesta con nosotros”. Eso se traduce en “no podemos, el tema se nos ha ido de las manos”. No obstante, si algún lector está en esta situación no se apure, es verdad que se van, seguro. Lo único que pasa es que te has tirado durmiendo bastante incómodo algunos años, pero qué se le va a hacer: esto es lo de “una vez colorao o ciento amarillo”…

Hay dos pasos de independencia que son de los “tops”… dejar el chupete y el pañal, ahh, no, tres… quitarle los ruedines a la bici… ese es otro. Del primero no contaré mucho, hay trucos de todos los colores y cada niño es un mundo… pero el tema del pañal… ¡madre mía, qué nos cuesta quitar los pañales! Y no por culpa del bebé, no, somos nosotros, que nunca nos conviene… que si esta semana vamos de excursión, que si la siguiente hemos quedado a comer y mejor no, que si la otra vamos al cine… y ya llega un día en que el propio niño te dice “mamá, quiero hacer pipí solito”, y claro, ya no te queda más remedio… Y es que este pasito de autonomía al principio genera “ciertas incomodidades”, la odisea de buscar baño en todos los sitios a los que vas, de bulla y corriendo, y rezando para que lo único que el niño quiera hacer sean “aguas menores”.

Luego hay un sinfín de “tics” que repetimos y que vemos que no está bien pero vaya, tiramos y tiramos. ¿Hasta cuándo llevar en el bolso el betadine y el trombocid, ambos caducados, las toallitas, las galletas, la botellita de agua…? Y todo aquello que pensamos que nuestro hijo va a necesitar en el paseo de diez minutos que vamos a dar por el barrio… Por eso pusieron de moda los “maxibolsos”, que realmente les llamaron “shoping bag” para disimular realmente para lo que sirven… es casi como llevar equipaje pero sin viajar… Esto de llevar el bolso lleno me trae a colación también otra pregunta, ¿Cuándo un niño es lo suficientemente mayor para limpiarse solo el culito? Pero tengo una más difícil… ¿Cuándo es lo suficientemente mayor para limpiarse el culito con papel higiénico en vez de con las dichosas toallitas? Nos podríamos encontrar sorpresones si preguntáramos esto en voz alta…

Y luego están las conductas estrella de la independencia infantil-juvenil: ¿Cuándo se corta un niño un filete? Esto de verdad, pensadlo, los que tenéis niños de cierta edad… Y aquí voy yo a contar mi experiencia en primera persona. Hace algunos años, cuando mi hijo mayor tenía 11 años, tuvimos que ir ocasionalmente con varios niños de otras ciudades, que además iban solitos la mayoría, a comer a un restaurante. El menú era único e incluía un “escalope de ternera”. Llega el momento de cortar el filete, y mi hijo que no lo había hecho nunca… claro está, porque yo no lo había dejado hacer, me miraba con la cara descompuesta. El pobre, y yo también, miraba a su alrededor y allí todos los niños ya cortaban su filete, y no sabíamos dónde nos íbamos a meter. Así, que yo, en plan madre salvadora, dije en voz bastante alta “hijo, qué cuchillo más malo te ha tocado… anda, déjame, a ver si con el mío te lo puedo cortar”… y disimulamos, de mala manera, para evitar la “vergüenza” de no saber cortar un filete. No tengo ni que decir que al día siguiente en casa hubo filete para comer y para cenar, y al siguiente, y al siguiente, lógicamente, y el niño se lo empezó a cortar él solito… y aprendió rápido, más rápido que lo que todos nos creemos…

Pero yo para terminar con este tema tengo mi duda favorita, que además la he preguntado abiertamente en algún grupo de madres de “wasap”, y que todavía no he conseguido resolver. La voy a dejar aquí, y si alguien sabe la respuesta le ruego que me la ponga en comentarios: ¿A qué edad se cortan los niños las uñas ellos solos…? Ahí la dejo…

Claro está que los pasos de independencia se agudizan con la edad, yo diría que más rápido que los de autonomía… pues yo me empiezo a encontrar en ese momento en que queremos independencia con justitas dosis de autonomía y esto me recuerda también el caso de cierta Comunidad Autónoma… pero vamos a dejar el tema que me estoy metiendo yo solita en un jardín… jejeje…

Ana Sancho
blog.mujerjoven@gmail.com
Twitter: @4n4s4n

Consulta otros artículos en su blog Mujer joven de mediana edad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *