imagen culitos de algodón

Pañales de tela, ¿un atraso?

Seguro que habéis pensado eso, ¿verdad? Yo también lo pensé, de hecho no quería ni plantearme el tema, tenía claro que no los quería. Aún recuerdo el cubo con esos pañales llenos de caca de mis hermanos, y más de una vez lavé a mano los del pequeño. No me apetecía nada volver a eso, y mucho menos aumentar las tareas, seríamos familia numerosa, demasiado trabajo pensé.

Acompañé a una amiga a los talleres para embarazadas y bebés que estaban programados en la 5ª edición del récord mundial de cambio de pañales de tela. Os paso el enlace del evento.

Me llevé una sorpresa al ver cómo eran los pañales, se lavan en la lavadora y las manchas se quitan con el sol y ¡sin hacer nada especial! Esto me hizo interesarme e investigar sobre el tema. Por cierto, hace unos días la web de Málaga Matterna publicó un artículo muy bueno. Os dejo el enlace.

Me empecé a enamorar de los pañales de tela y quería usarlos el 100% del tiempo. Estaba tan contenta y convencida que lo contaba a todo el mundo, y la mayoría decían lo mismo, ¡qué atraso! Los primeros días empecé a dudar si había metido la pata al comprar pañales de tela, ¡con lo cómodo que son los desechables! Gracias a tanto que pregoné que usaría pañales de tela no caí en abandonarlos. No podía tirarlos, y al haberlo contado quedaría en evidencia por no hacer caso a quienes me decían que eran un atraso.

Ahora mi peque tiene tres meses, y ambos estamos muy contentos con los pañales de tela, me ayudan a mantener al día la colada, su culito está perfecto, su ropita no se mancha de caca ni de pipí, ayudamos a la naturaleza, nos ahorramos de estar pendientes de ofertas de pañales, de ir cargados con la compra de los pañales, etc.

Os invito a que investiguéis y no rechacéis vivir esta experiencia sin conocerlos. Podéis usarlos en exclusiva, alternar los de tela y los desechables, buscar qué os conviene más. Mi recomendación es que os asesore alguien que ya los esté usando y lleve tiempo de experiencia, que a veces cometemos errores de inexperto y pensamos que el fallo es de los pañales, y corrigiendo la forma de ponerlo o ajustando mejor los absorbentes se soluciona.

PD: Para usar pañales de tela, portear o cualquier cosa que sea nueva en nuestras vidas y en la de los que nos rodean, lo mejor es estar bien asesorados. Yo siempre estaré muy agradecida a Wendi y Antonio, ellos me han ayudado a sacar el máximo partido a mi inversión en los pañales de Eric, y a no malgastar mi dinero en pañales que no me darían el máximo rendimiento. Dos personas comprometidas con una causa: Llenar el planeta de culitos de algodón.

Muchas gracias por leerme, ¡¡¡que tengáis un maravilloso día!!!

Ana María Fdz Díaz

2 comments

  1. Luna

    Maravilloso leer una experiencia de una mami concienciada. Me anima a elegir la alternativa ecológica, que a veces me ha parecido engorrosa. Pero a base de ver mamis usarlos a mi alrededor, tengo claro que si vuelvo a necesitar pañales escogeré los de tela!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *