Crecimiento personal

Ser siempre la mejor versión de mí misma

La primera lección que más me costó entender y por la que deseo comenzar hoy, es:

No creas nada de lo que digo ni tomes a pies juntillas mis vivencias, estas son solo mías.* Eso sí, utiliza de ellas todo aquello que resuene en ti y te aporte bienestar y desecha todo lo demás. Frases parecidas a esta las he leído en muchos libros de crecimiento personal y profesional, y las primeras veces me preguntaba, ¿para qué lo voy a leer?, jejejeje.

No deseo ser maestra de nada ni mucho menos dar lecciones de vida, comparto mis experiencias por obligación moral, puesto que parte de mi crecimiento y mi cambio es gracias a que otras personas compartieron su experiencia. Sin las cuales puede que no hubiera logrado ser mucho mejor de lo que era hace unos años, ni habría alcanzado metas que creía demasiado lejanas para mí.

Para lograr ser la mejor versión de mí, superarme cada día intelectualmente y poder dar a mi familia lo mejor de mí, vengo formándome desde hace años, siempre buscando al mejor maestro que practique aquello que enseña. En cada etapa de mi vida ahondo en materias distintas, en la etapa actual toca tema bebés y crecimiento interior.

El éxito solo llega cuando alcanzamos la armonía en muchas áreas de nuestra vida; si nos va bien en el trabajo pero no hay armonía familiar el éxito real no llega en el trabajo. Y viceversa.

¿Cómo estudio? Pues mi manera favorita es mientras realizo las tareas del hogar, mientras tiendo, plancho o friego el suelo, mis oídos están libres y mi cerebro dispuesto a absorber sabiduría.

Observando y escuchando a quienes me rodean afianzo conocimientos. Los mejores maestros están a nuestro lado, te hacen ver lo que es correcto y lo que es menos correcto, siempre que lo miremos desde el aprendizaje y no desde el juicio.

La afición de formarme viene de lejos, en su comienzo yo no era consciente de que lo que buscaba era conocimiento, prefería escuchar las tertulias a la música, pero no siempre hablan de temas interesantes. Me encanta leer, y los días y meses se iban sin que lograra leer todo lo que yo deseaba. Cuando descubrí los audio libros un nuevo horizonte se abrió para mí, me buscaba todos los que podía, al principio eran algo agobiantes, eran voces mecánicas, pero eso ya es historia.

Luego llegaron las conferencias en youtube, de los autores de los libros, al principio utilizaba unos cascos inalámbricos, después con mi móvil podía llevarme los vídeos a cualquier lugar, y el conocimiento sin presión se adquiere desde el alma.

El siguiente paso fue ir poniendo cositas en práctica para asimilarlas mejor y reescuchar una y otra vez, eso y practicar lo aprendido nos hace hacerlo nuestro, llevarlo impregnado.

Y me gustaría terminar con una frase que me encanta, no se si es su autor, solo se de quien la aprendí, Juan Rosado: Tú puedes ser igual o mejor que yo. No pienses NUNCA que yo puedo y tu no, recuerda que todos somos capaces de alcanzar aquello que realmente deseemos.

PD: Cuando una persona te muestra tus debilidades y las de los que os rodean, y continuamente está enjuiciando, no te sientas mal, agradece que esté en el camino. La mejor manera de aprender es vivirlo en primera persona.

*Cada vivencia de una persona, es el resultado del conjunto de sus actos, obras, pensamientos, etc. Por eso nunca debemos quedarnos con la teoría, debemos PRACTICAR, todo aquello que nos resuene, y seremos nuestros propios maestros.

Ana María Fdz. Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *