Tanto las mamás como los papás tienen muchas dudas a la hora de elegir las actividades que sus hijos llevarán a cabo extraescolarmente. En tiempos anteriores había pocas alternativas, pero en pleno 2024 la lista es extensísima. Hoy hablaremos de una de las opciones más exitosas: los campamentos multiaventura que tienen lugar en plena naturaleza.

En toda España, incluyendo Málaga, hay varias empresas especializadas que se encargan de organizarlos. Una de ellas trabaja tanto en Madrid como en Cuenca y recibe el nombre de Aventurama. Cada vez son más numerosos los padres que depositan su confianza en dichos profesionales y lo cierto es que no son los únicos que han visto aumentada su demanda.

En la última década, otras empresas del sector han registrado números parecidos, lo cual no sorprende si tenemos en cuenta determinados aspectos como los que vamos a describir en este artículo. Además, analizaremos los principales motivos del auge de los campamentos multiaventura que tanto han crecido, no solo en Málaga, sino también en el resto de Andalucía y en todo el país en general.

La combinación perfecta

Lo primero que llama la atención de los campamentos multiaventura que se organizan en plena naturaleza es lo completos que llegan a ser. Y es que combinan a la perfección varios factores que, para los niños y los adolescentes, son importantísimos, empezando por la educación.

Seguir formando a los peques en plena estación veraniega es algo un tanto delicado puesto que su principal objetivo es el de pasárselo en grande. Lo cierto es que estos campamentos lo consiguen con actividades que son muy divertidas mientras, los profesionales que las dirigen, se encargan adicionalmente de educar a los peques.

De dicha combinación también forma parte la salud. Los planes que se llevan a cabo son sinónimos de diversión en estado puro, lo cual en cierta medida es fruto de que exigen a los niños permanecer activos en todo momento. Por desgracia, en pleno 2024 el sedentarismo se está apoderando de una buena parte de la sociedad. En los campamentos multiaventura en plena naturaleza se fomenta al máximo la vida activa, con todo lo positivo que conlleva sobre todo a largo plazo.

Posibilidad de aprender inglés

Es reseñable que muchos de los campamentos multiaventura que tienen lugar en plena naturaleza se organizan en español. Sin embargo, otros se llevan a cabo haciendo uso de la lengua de Shakespeare. Efectivamente, tanto los profesionales que dirigen los grupos de niños o adolescentes como los propios hijos que participan en los planes se comunican entre ellos en inglés.

Teniendo en cuenta la relevancia que adquiere dicho idioma en un mundo cada vez más globalizado, es fundamental que aprovechen al máximo el verano con tal de interiorizar nuevos conceptos o mejorar los previamente adquiridos.

Fusión con la naturaleza

Conseguir que los peques se sientan bien viene dado no solo por la actividad física que realizan, amén de la diversión, dos factores que les lleva a liberar mucha serotonina. A la lista hay que sumar el hecho de estar en plena naturaleza.

Fusionarse con la madre Gaia trae consigo varios beneficios que son trascendentales, resumiéndose el primero de ellos en respirar aire puro. Muchos niños, durante cada trimestre, van del colegio a casa, sin que tengan oportunidad de conectar con elementos tan relevantes como el césped, los árboles, el cielo, los animales, la montaña, etcétera. Los organizadores de estos campamentos son conscientes de ello, así que hacen todo lo posible con tal de que los peques pasen todo el tiempo posible al aire libre.

Por otra parte, dicha fusión se traduce en otro aspecto muy positivo que guarda relación con el respeto por el ecosistema. El medio ambiente presenta un aspecto que deja bastante que desear, lo cual todavía puede corregirse si se inculca respeto, educación y amor por la Tierra en general. Es precisamente el resultado que se obtiene con los campamentos multiaventura que tienen lugar en plena naturaleza.

Trabajo en equipo

Algunas de las muchas actividades que se llevan a cabo exigen a los peques no solo interactuar unos con otros, sino también apoyarse, recibir ayuda y darla cuando sea oportuno. El individualismo sigue el ejemplo del sedentarismo en el sentido de que parece haberse convertido en un mal endémico. Para luchar contra él, los organizadores de dichos campamentos fomentan el trabajo en equipo.

Teniendo en cuenta esta ventaja y todas las demás que hemos sacado a colación, no sorprende que los campamentos multiaventura en plena naturaleza estén en auge. Todo parece indicar que en la primera y la segunda quincena de julio, el campamento de verano preferido por los adolescentes registrará la cifra de participantes más elevada de los últimos años.

Suscribete a nuestro newsletter