La pornografía infantil es una de las grandes lacras de la sociedad, englobando una serie de prácticas delictivas, amorales y carentes de todo tipo de raciocinio. Si bien es cierto que no podemos controlar las acciones de los demás, sí podemos tomar ciertas medidas preventivas en aras de evitar que nuestros pequeños sean víctimas de esta situación tan dramática. La tecnología y el ámbito digital en su conjunto están repletos de riesgos que conviene conocer. Por lo que hoy te brindamos una serie de consejos en aras de anticipar estos eventos de forma radical.

Mucho ojo con las fotografías que compartes

Antes de nada, queremos señalar que si eres testigo de algún tipo de contenido asociado a este delito, no dudes en denunciar por pornografía infantil. Tanto si se ha sido víctima como si se encuentran vídeos y fotos en la red, es importante ponerse en contacto con abogados especializados en aras de que los criminales rindan cuentas con la ley. De hecho, son estos vídeos y fotos lo que nos lleva a hablar de la primera recomendación: mucha cautela con lo que se publica en internet.

En el pasado, era muy habitual tomar fotografías de los niños, imprimirlas y colocarlas en esos emblemáticos álbumes familiares. No obstante, los tiempos han cambiado y estos álbumes ahora están al alcance de todo el mundo en internet. Por consiguiente, a pesar de que subir estas imágenes a tus redes sea siempre desde la inocencia, hay ojos que no funcionan igual que los del resto del mundo. Motivo por el que te alentamos a no publicar ninguna imagen de tu niño que, desde el prisma de un criminal, pueda derivar en actos de pedofilia. 

Las redes sociales, siempre privadas

Más allá de no publicar ciertas imágenes de los niños en internet, es prioritario que tus redes sociales sean siempre privadas. Si son públicas, cualquiera puede acceder a ellas y revisar de manera exhaustiva tu perfil. En consecuencia, si vas a subir fotos de tu hijo, un sobrino o el pequeño de algún amigo, asegúrate de que sabes exactamente quién va a poder verlas desde sus respectivos smartphones.

Es más, a modo de extra te animamos a que revises tu listado de followers. Es muy habitual aceptar a gente que no se sabe quién es, al menos haberlo hecho alguna vez en la vida. Lo que se presenta como un gesto cotidiano, puede ser motivo de drama. Así que, si estás en esa fase de la vida en la que ya hay niños de por medio, es el momento de hacer un repaso de los seguidores. Elimina a todos aquellos que no logres identificar.

Evita subir el rostro de tu pequeño

Continuamos en el contexto de las redes sociales para explicar que incluso las imágenes alejadas de cualquier tipo de componente asociado a la pedofilia pueden entrañar un riesgo. Si quieres optar por la prudencia, algo esencial en este tipo de casos, lo mejor es que cubras el rostro de tu hijo cada vez que subas una imagen suya. ¿Cómo hacerlo? Pon un emoji de un corazón en su cara y la ternura no se perderá.

Ahora bien, esto no solo se debe hacer en tu propio perfil. Tu círculo cercano, el resto de los padres del colegio al que van tus hijos o incluso instituciones como la escuela, club deportivo y demás lugares por los que pase el niño han de comportarse igual. Avísales de que no deseas que tu peque esté en internet y exige que retiren las imágenes que no respetan tu voluntad.

Nuevos riesgos, nuevas pautas de prevención

Como habrás podido observar, internet es el mayor riesgo que existe en la actualidad en términos de pornografía infantil. Es más, estos peligros se han incrementado de forma drástica recientemente, fruto del desarrollo tecnológico asociado a la IA.

Hoy en día es posible tomar una simple imagen, como la del rostro de un niño, para colocarla en vídeos de carácter pedófilo. Una auténtica barbaridad ante la que la mejor forma de comportarse es desde la prevención. Aunque, insistimos, las víctimas de estas situaciones han de tomar cartas en el asunto de inmediato y denunciar dicho contenido.

En La Diversiva puedes encontrar diferentes planes para compartir tiempo junto a los más pequeños de la casa.

Suscribete a nuestro newsletter