pompas de jabón

¿Quieres aprender a hacer líquido para pompas de jabón?

¡Hola de nuevo!

¡Saturna ha descubierto el truco para que las pompas de jabón no estallen enseguida. Y es… ¡Añadir glicerina a la solución! La glicerina ayuda a que la pompa retenga agua y puedas jugar con ellas más tiempo. Podrás comprarla en la farmacia. Otro truco es mantener la fórmula en la nevera para usarla fresquita. Prueba con estas tres recetas. Mis agradecimientos a Guía del Niño.com

1. Solución normal

Mezcla cinco partes de agua, una parte de detergente líquido y una o dos cucharadas de glicerina.

2. Solución espesa

Con esta mezcla las pompas aguantarán el viento y llegarán al suelo sin romperse.

Mezcla 2-3 partes de agua, una parte de detergente y una o dos cucharadas de glicerina.

3. Solución de pompas con efecto rebote

Con esta receta conseguirás que las pompas reboten al chocar con las prendas de vestir. ¡Increíble!

Necesitas dos paquetes de gelatina no aromatizada, cuatro vasos de agua caliente, 3-5 cucharadas de glicerina y 3 cucharadas de detergente líquido.

Disuelve la gelatina en agua caliente y añade la glicerina y el detergente líquido. Te quedará como un gel que deberás recalentar cada vez que vayas a utilizarlo.

Cómo hacer pompas:

Puedes comprar un dispositivo o rebuscar entre los juguetes, pues seguro que tenemos alguno que cuando terminó su liquido, quedó inutilizado, o usar tu dedo índice y pulgar y soplando. También puedes hacer un divertido multi-lanzador uniendo varias pajitas de refresco. Se fabrica de la siguiente manera: cortas varias pajitas a unos 7 u 8 cm y las unes con una cinta adhesiva. Al soplar, te saldrán una nube de pompitas multicolores. Os lo recomiendo es genial y un buen ejercicio de motricidad para las manos.

5 juegos para experimentar con pompas de jabón

hacer pompas de jabón

¡Déjales boquiabiertos!

¿Qué niño no ha soñado con una pompa de jabón enorme o hacer una pompa dentro de otra? Prueba con estos experimentos y déjale con la boca abierta.

Saturna ya os dio la receta casera, así que ahora hay que probarla…

 

1. La pompa de jabón más grande del mundo

Necesitarás: 2 pajitas y una cuerda fina de algodón de unos 40 cm.

1. Corta la paja en dos mitades e introduce el cordel en su interior. Ata los dos extremos de la cuerda con un nudo y tira de ella hasta que el nudo quede en el interior de una pajita. Forma un rectángulo con las dos pajitas enfrentadas.

2. Llena una fuente de cocina con líquido para pompas de jabón resistente que habrás dejado un rato en la nevera. Hunde el soporte en la fórmula. Sujétalo por las pajitas, estira, espera unos segundos y levántalo despacio en posición vertical manteniendo la cuerda tensa.

3. Para llenar de aire la película de agua jabonosa, sujeta el soporte a la altura de tu cintura, elévalo y junta las manos. El aire entrará y formará una enorme pompa de jabón. Cuando ya te salgan a la primera, prueba con un soporte más grande. Usa dos pajitas y 80 cm de cuerda.

2. Esculturas de pompas de jabón

Utiliza un alambre para hacer formas cerradas redondas, cuadradas, triangulares, círculos dentro de círculos, varios círculos seguidos… Deja siempre que sobresalga un trozo de alambre para hundir tu escultura en la fórmula. La escultura se llenará de películas de agua jabonosa irisada. Sopla y observa qué ocurre.

3. Dos pompas iguales

Corta una pajita por la mitad. Haz 4 incisiones de 1 cm en las dos puntas de las pajitas y sepáralas. Húndelas en la fórmula y sopla a la vez en ambas pajitas. Tapa el orificio de las pajitas; las pompas se quedarán pegadas en la punta y podrás comprobar si son iguales. Si las acercas, podrás hacer pompas gemelas.

4. Pompas de mesa

Vierte un poco de fórmula sobre la encimera de la cocina, ayudándote de la pajita. Sopla y haz montañas de pompas. Si introduces tu pajita llena de fórmula en el interior de una pompa y soplas, harás una pompa dentro de otra.

5. Una pompa dentro de otra

Haz una pompa todo lo grande que puedas y deposítala sobre un plato. Moja la paja en la fórmula y con cuidado, penetra la pompa que hiciste antes y sopla una nueva pompa dentro. Cuidado, si se tocan las paredes, explotarán ambas.

Fuente: Ciencia Mágica, de Alejandra Valllejo-Nágera. Ed. Martínez Roca.

Espero que esta actividad os haya gustado, suele ser del gusto de niños y mayores, fácil, entretenida, económica y una buena excusa para salir a jugar al aire libre.

Un saludo cósmico y hasta pronto.

Y ya sabes, si deseas más información o contactar con Saturna. Manualidades.

Puedes consultar otros ingeniosos artículos en el blog de Saturna Manualidades de La Diversiva.

Si deseas más información o conectar con Saturna.Manualidades. en Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *