En Andalucía muchos niños, niñas y adolescentes esperan un hogar donde recuperar la esperanza de un futuro mejor. En un acogimiento familiar, la familia acogedora se ofrece para asumir los cuidados y atención de un niño, niña o adolescente en situación de desprotección. Convive en su casa durante un tiempo ofreciéndole lo que necesita tanto a nivel material como emocional.

Esta campaña que promueve la Junta de Andalucía es una medida de ayuda a la persona menor y a su familia de origen, con quien continua manteniendo el vínculo mediante contactos telefónicos y visitas. Acoger es sumar futuro y esperanza, es temporal pero deja huellas profundas. Un hogar cálido y una experiencia en familia transforman vidas.

Cualquier persona adulta a partir de los 25 años puede ser una familia acogedora, no hay ningún perfil predeterminado. Puede ser una persona sola, matrimonio o pareja de hecho; con o sin hijos; de cualquier ideología o creencia.

Para asegurar que estas familias van a atender correctamente a los niños y niñas deben realizar unas sesiones de información, formación y ser entrevistadas por profesionales que valoran sus capacidades y circunstancias.

Aunque cada niño, niña o adolescente tiene sus características únicas, se puede concluir que muchos presentan necesidades similares que se pueden reflejar en diferentes ámbitos de su vida, necesidades que tienen que ver con sus emociones, conocimientos y conducta:

  • Pueden tener dificultades en conectar con sus emociones y las de los demás.
  • Tal vez no sepan lo que están sintiendo y tienen dificultades en empatizar y relacionarse con los demás.
  • Tienen dificultad, a veces, en comprender sus emociones.
  • Nadie les enseñó en sus primeros años de vida, cómo gestionar sus emociones y prever las consecuencias de su comportamiento.
  • Necesidades relacionadas con sus conocimientos: el lenguaje, la atención, el razonamiento se adquiere en los primeros años de vida. En ausencia del apoyo familiar, pueden presentar dificultades para aprender.

Durante el acogimiento se garantiza la privacidad de datos por parte de ambas familias. No se produce contacto directo entre ellas, las visitas son gestionadas y supervisadas por equipos técnicos en un espacio adecuado para ello.

Las personas o familias que formalizan un acogimiento recibirán un apoyo económico mediante prestaciones, que tendrán como finalidad favorecer la medida de acogimiento familiar y contribuir a sufragar los gastos ordinarios y extraordinarios originados por la atención de los niños y niñas o adolescentes.

La duración del acogimiento puede ser de unos meses, años, e incluso hasta la mayoría de edad de la persona acogida, para aquellos casos en que la familia de origen no puede recuperarse pero es necesario que el niño o niña siga manteniendo el vínculo con ellos.

Acoger da mucho. En la página web de la Junta de Andalucía podrás descubrir más información sobre cómo ayudar a niños, niñas y adolescentes que se encuentren desprotegidos.

En La Diversiva encontrarás diferentes planes y actividades para familias, niños y niñas.

Suscribete a nuestro newsletter